Gobierno y COB instalarán mesa para definir incremento salarial en ausencia del sector empresarial de Bolivia

El Convenio 131 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), establece la obligación de consultas exhaustivas a los empleadores y los trabajadores para fijar el salario mínimo, señala la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB) que insiste en ser escuchada por el Gobierno.

 

Gobierno y COB instalarán mesa para definir incremento salarial en ausencia del sector empresarial

 



 

Fuente: Brújula Digital

El Gobierno a través del ministro de Economía, Marcelo Montenegro anunció para este miércoles la instalación de la mesa económica para abordar con la Central Obrera Boliviana (COB) el incremento salarial para la presente gestión. El sector empresarial lamentó haber sido nuevamente excluido del diálogo y anticipó que el planteamiento de un incremento del 10% al salario mínimo nacional y del 7% al básico es “inatendible” por las condiciones económicas y productivas actuales.

“El planteamiento de los dirigentes de la COB es ajeno a la realidad, no es atendible. No podemos entender cómo se presenta semejante pliego al Gobierno cuando en 2020 atravesamos por la recesión más aguda en 67 años”, expresó el gerente General del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), Gary Rodríguez.

Calificó de inconsciente, poco serio y pertinente el pliego de la COB considerando que el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) ha manifestado que en la gestión 2021 la tasa de inflación no ha llegado ni siquiera al 1% (…).

En ese contexto dijo que se debería congelar tanto el salario mínimo, como el básico, tal como lo plantearon grandes industriales, medianos y micro empresarios. “Y es lamentablemente que esta obligatoriedad de incrementos salariales recaiga en el sector formal y legal que debe competir además con el contrabando, que no paga impuestos, que no da beneficios sociales a sus trabajadores”, dijo.

Por su parte, el presidente de la Cámara Nacional de Industria (CNI), Ibo Blazicevic, afirmó que un incremento salarial al haber básico o al salario mínimo nacional profundizará la recesión que aún experimenta el sector productivo en Bolivia, por lo que planteó  congelar el ajuste salarial este año.

“Sabemos que se ha instalado una mesa de diálogo entre la COB y el Gobierno, y no hemos sido invitados, no hemos sido consultados ni nos han tomado en cuenta”, cuestionó.

El presidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB), Luis Fernando Barbery en una carta dirigida el 22 de marzo al presidente Luis Arce, solicitó un diálogo con el sector “en atención al mandato del Convenio 131 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), respecto a la obligación de consultas exhaustivas a los empleadores y los trabajadores para fijar el salario mínimo”.

Recordó en la oportunidad, que el Gobierno ya dio la oportunidad a la COB para presentar sus argumentos y su propuesta, por lo que el sector privado solicita el mismo trato para el sector empresarial.

La decisión eventual de proponer un incremento salarial, según la CEPB, más allá de su cuantificación, implica asumir unos supuestos de normalidad y capacidad económica que, al día de hoy no predican de la realidad del sector productivo, en los diferentes sectores, regiones y escalas de producción.

Para sorpresa del sector privado, el ministro Montenegro generó expectativas sobre un posible pago del doble aguinaldo, pero pidió esperar los datos oficiales del INE sobre el crecimiento económico. El sector empresarial calificó de «catastrófica» una medida de ese tipo en un momento en el que el país no logra despegar en una real reactivación económica.

Lea también: Persiste cierre de pymes por la crisis en Bolivia, pero el Gobierno ya habla de doble aguinaldo