Persiste cierre de pymes por la crisis en Bolivia, pero el Gobierno ya habla de doble aguinaldo

El ministro de Economía, Marcelo Montenegro, anunció que hoy se instalará la mesa de diálogo que tratará la propuesta salarial de la Central Obrera Boliviana

Fuente: El Deber

Walter Vásquez



La pequeña y mediana empresa de Bolivia afirma que en los dos últimos meses se cerró el 15% de las unidades productivas en Santa Cruz y por ello, el sector no está en condiciones de cubrir ningún tipo de aumento salarial, debido a que aún se trabaja en la reactivación económica.

Así lo informaron dirigentes de la micro y pequeña empresa (mype), que piden al Gobierno priorizar la estabilidad laboral de los trabajadores. “Este no es momento para un incremento, “porque no hay una verdadera reactivación del aparato productivo, en particular de los micro y pequeños empresarios”, afirmó el secretario general de la Confederación Nacional de la Micro y Pequeña Empresa (Conamype), Félix Huaycho.

Hasta hace dos meses, remarcó, “un 15% de las unidades productivas” cruceñas había cerrado y algunas tuvieron que migrar a Chile, Brasil u otros países.
“Estamos en contra del planteamiento” de la COB, que pretende un aumento del 7% al salario básico y del 10% para el mínimo nacional, afirmó Boris Mendoza, titular de la Federación de la Micro y Pequeña Empresa de Santa Cruz.
“Recién estamos comenzando a salir” de la crisis causada por la pandemia. “En 2021 hubo apoyo de las autoridades con el SíBolivia y otras medidas, pero sin buenos resultados. Falta mucho que pulir”, sostuvo el dirigente.

El SíBolivia es un programa de sustitución de importaciones con créditos para el sector productivo a una tasa de interés del 0,5%. Ese apoyo “solo ha llegado al 20% de los asociados de nuestra federación”, indicó Mendoza.
“Hay unidades productivas que han cerrado durante la pandemia, que vendieron su maquinaria o recortaron personal. Hoy, esas empresas recién están comenzando a andar. Entonces, si se aprueba un incremento salarial, lo primero que tendrán que hacer es recortar personal y postergar o anular” nuevos proyectos, dijo Mendoza, quien apuntó que lo que se busca “es que haya estabilidad laboral para los trabajadores”.

Incluso desde antes de la pandemia, el sector de la mype no contaba con políticas de fomento y enfrentaba solo el creciente contrabando, por lo que “ahora trabajan para sobrevivir”, aseveró Humberto Baldiviezo, expresidente de la Conamype, quien calificó el planteamiento salarial de la COB como una “aberración”.
La propuesta “es más una cortina de humo de Juan Carlos Huarachi para quedarse en el cargo”, afirmó el ex dirigente.

Ayer, el ministro de Economía, Marcelo Montenegro, anunció que hoy se instalará la mesa de diálogo que tratará el porcentaje de incremento salarial para esta gestión.
La autoridad consideró también que “hay una probabilidad buena” de que el segundo aguinaldo se pague en esta gestión. “Hay que esperar los datos que el INE nos dará entre septiembre y octubre de esta gestión”, del crecimiento alcanzado en el periodo julio 2021 y junio 2022, “para ver si hubo un incremento del 4,5% o más en el PIB”.

El gerente general del Instituto Boliviano de Comercio Exterior, Gary Rodríguez, pidió al Gobierno atender los planteamientos del empresariado, que es el que genera empleos de calidad. “No hemos sido invitados” a la negociación por el incremento salarial. “No hemos sido consultados ni nos han tomado en cuenta”, afirmó a su vez el presidente de la Cámara Nacional de Industrias, Ibo Blazicevic.