Juez emite orden de alejamiento contra mujer que flageló a su marido; la víctima desistió por temor a represalias

 

Durante una audiencia virtual, el juez de Guarayos, Roberto Cruz Hurtado, emitió una orden de alejamiento contra Rosario C. G., quien fue acusada de flagelar a su marido Daniel R., además que le prohibió consumir bebidas alcohólicas para evitar que se registre otro hecho de agresión.

El violento hecho se descubrió gracias a un video, que fue filmado por los hijos de la pareja implicada, donde se observa al afectado llorando y pidiendo a su mujer que cese la agresión. Por este motivo, la madre de Daniel denunció a su nuera y pidió que sea sancionada por la justicia.

El fiscal Wálter Cisneros informó en contacto telefónico con EL DEBER que la denunciada fue imputada por los delitos de violencia familiar, sicológica y física, por lo que se pidió en audiencia que sea enviada de manera preventiva a la cárcel, pero, el juez le otorgó medidas sustitutivas.



“Como Ministerio Público solicitamos que la mujer sea detenida y presentamos el video de la agresión y la declaración de cuatro testigos que indicaron que el hombre sufrió agresiones anteriormente como prueba. Sin embargo, el afectado presentó un desistimiento firmado con un notario y eso fue considerado por la autoridad jurisdiccional, pues no ordenó que sea enviada a la cárcel”, explicó.

Cisneros informó que se apeló a la determinación del juez y comentó que durante el proceso se buscará que la acusada sea recluida en un centro de rehabilitación. Asimismo, comentó que la víctima evitó hacerse un examen forense y continuar con el caso, por temor a ser agredido nuevamente.

“Debemos manifestar que el señor está aterrorizado porque teme volver a ser agredido, por eso no ha podido ni siquiera hacerse la evaluación sicológica y forense. El señor se niega a realizarse estos estudios porque teme que su pareja lo azote de nuevo. Esto perjudica a la investigación”, lamentó el fiscal.

Las medidas sustitutivas que otorgó el juez Roberto Cruz Hurtado consisten en otorgarle medidas de protección al hombre agredido, al ordenar que la acusada se retire de la vivienda de su pareja y que sus hijos de 10, siete y seis años, se queden bajo el cuidado del padre. Además, de que la denunciada deberá presentarse cada 15 días a firmar un acta ante la autoridad jurisdiccional.

La madre del afectado, quien denunció la agresión en el municipio de Guarayos, se mostró disconforme con las disposiciones del juez y argumentó que su hijo no cumplió con los requerimientos de la Fiscalía por temor a represalias de su pareja.

Por su parte, Liliana Laura, abogado de la parte demandada, compartió las determinaciones que se dictaron en la audiencia cautelar, pero indicó que “más bien” su clienta debería gozar de libertad irrestricta.