Kiev advierte que «ningún país» reconocerá un «referéndum ilegal» en Donbás

El líder de la autoproclamada república separatista de Lugansk, Leonid Paschenik, quien dijo que en un «futuro próximo» se podría celebrar una consulta popular para decidir su integración en la Federación Rusa.

    
Un militar de la milicia popular de Lugansk inspecciona un vehículo blindado cedido por Rusia el pasado 17 de febrero.
Un militar de la milicia popular de Lugansk inspecciona un vehículo blindado cedido por Rusia el pasado 17 de febrero.

 

Fuente: DW



El gobierno ucraniano advirtió este domingo (27.03.2022) de que «ningún país del mundo» reconocerá el resultado de un referéndum como el que pretenden llevar a cabo en la autoproclamada república separatista de Lugansk ya que, según Kiev, sería «ilegal». «Ningún país del mundo reconocerá el cambio por la fuerza de las fronteras internacionalmente reconocidas de Ucrania», afirmó en su cuenta de Facebook un portavoz del Ministerio de Exteriores ucraniano.

Kiev sostiene que una consulta de estas características sería «ilegal» y que, de llevarla adelante, Rusia afrontaría una «respuesta internacional» más contundente que las sanciones actuales y que «profundizaría» en su aislamiento. «Los falsos referéndums en las zonas ocupadas de Ucrania serían nulos y sin efecto», escribió en Twitter el portavoz del ministerio, Oleg Nikolenko.

La reacción de Exteriores vino a continuación de las declaraciones del líder de la autoproclamada república separatista de Lugansk, Leonid Paschenik. «Creo que en el futuro cercano se celebrará un referéndum en el territorio de la república, en el que las personas ejercerán su derecho constitucional absoluto y expresarán su opinión sobre si quieren unirse a la Federación Rusa», dijo en declaraciones a la prensa recogidas por la agencia oficial TASS. En Rusia, mientras tanto, hubo discusiones en los círculos políticos sobre los pros y los contras de un referéndum.

El presidente ruso, Vladimir Putin, reconoció el 21 de febrero la independencia de las autoproclamadas repúblicas de Lugansk y Donetsk. Tres días después lanzó una ofensiva militar para «desnazificar» y «desmilitarizar» Ucrania y con el argumento de que el Ejército ucraniano comete un «genocidio» de la población prorrusa en el Donbás. El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, ha insistido en que la integridad territorial de su país es innegociable.

lgc (efe/dpa)