Las conversaciones de paz y las verdaderas aspiraciones de Putin detrás de ellas

The New York Times consultó a analistas sobre qué podría estar ocurriendo en verdad con las negociaciones que tienen lugar en Estambul y otros puntos

Steven Erlanger

El jefe de estado ruso, Vladímir Putin, durante una reunión en Moscú este 29 de marzo. El hombre que ordenó la sangrienta invasión a Ucrania no está tan decidido a retirar sus tropas y firmar un pronto acuerdo de paz con el país vecino (Reuters)



El jefe de estado ruso, Vladímir Putin, durante una reunión en Moscú este 29 de marzo. El hombre que ordenó la sangrienta invasión a Ucrania no está tan decidido a retirar sus tropas y firmar un pronto acuerdo de paz con el país vecino (Reuters)

Mientras los enviados avanzaban en las conversaciones de paz el martes, Rusia ofreció concesiones que señalaban un rumbo más realista para la guerra en Ucrania, al tiempo que indicaba que tampoco tiene prisa por poner fin al conflicto, según diplomáticos y analistas.

El viceministro de Defensa ruso, Aleksandr Fomin, presentó la decisión de “reducir drásticamente” la actividad militar en torno a la capital ucraniana, Kiev, y la ciudad norteña de Chernihiv como un gesto “para aumentar la confianza mutua de cara a futuras negociaciones”.

Pero el avance ruso en el norte ya se había estancado, con las tropas alrededor de Kiev tomando posiciones defensivas ante los contraataques ucranianos, tanto allí como cerca de Sumy, donde Rusia ha tenido problemas para rodear al principal ejército ucraniano al este del río Dniéper.

La desescalada es un eufemismo de retirada”, dijo Lawrence Freedman, profesor emérito de Estudios de Guerra en el King’s College de Londres. “Rusia está ajustando sus objetivos a la realidad, porque la guerra es bastante empírica”, dijo. “No es una treta decir que se están concentrando en el Donbás, porque en realidad es lo único que pueden hacer”.

Pero la retirada no es una rendición, y otros advirtieron que los progresos realizados el martes no significan que Rusia esté preparada para entablar conversaciones serias sobre el fin de la guerra. Eso requeriría un resultado mejor para que el presidente ruso Vladimir V. Putin lo vendiera en casa como una victoria.

El martes, los ucranianos esbozaron un proceso de 15 años de negociaciones sobre el estatus de Crimea, y dijeron que el control de la región del Donbás podría discutirse en reuniones entre Putin y el presidente Volodymyr Zelensky de Ucrania. Rusia ha dicho que sólo fijaría una reunión entre los dos presidentes cuando estuviera listo un proyecto de acuerdo de paz.

Algunos analistas afirman que dicho acuerdo tendría, como mínimo, que dar a Rusia el control de Mariupol, la ciudad portuaria asediada en Ucrania que aún resiste de alguna manera, para crear una ruta terrestre segura entre dos zonas que Rusia ocupa: Crimea, al oeste, y el Donbás, al este. Y también, dicen, tendría que ceder el control sobre las dos regiones administrativas del Donbás, Luhansk y Donetsk, que Putin ya ha declarado como repúblicas independientes.

Rusia no está en condiciones de negociar seriamente porque tiene que hacerlo mejor en la guerra”, dijo François Heisbourg, un analista de defensa francés de la Fundación para la Investigación Estratégica. “Esta es una oportunidad para que los rusos se consoliden, se reagrupen, se retiren de lugares fuera de su alcance logístico, donde ya se han quedado sin alimentos y municiones”.

Algunos altos funcionarios occidentales estuvieron de acuerdo, diciendo que los rusos estaban muy escasos de proyectiles de artillería y otras municiones y necesitaban reabastecerse.

Tampoco Putin pondrá fin a la guerra fácilmente, dijo Heisbourg. Si toma la zona al este del Dniéper, “puede ser suficiente por ahora, pero reconstruirá su ejército y continuará”.

Para ambas partes, dijo Robin Niblett, el director de Chatham House, la institución de investigación de Londres, “las negociaciones no son serias, en el sentido de que las negociaciones ahora para ambas partes son una continuación de la guerra, no una solución”. Rusia puede concentrarse en el este, y a Ucrania le resultará difícil pasar de su ágil defensa a los contraataques serios, dijo. “Y Putin no se ha olvidado de Kiev”.

Incluso si Putin puede controlar y “conformarse” con otra partición de Ucrania en el este, “Ucrania tiene que firmarlo, y si no, no creo que levantemos las sanciones”, dijo Niblett.

Su colega, Mathieu Boulègue, un académico francés que estudia el ejército ruso, está de acuerdo en que Rusia no está negociando de buena fe, sino “tanteando el terreno y solicitando tiempo, para reagruparse y reequiparse militarmente y conseguir más ganancias sobre el terreno”.

Los militares rusos parecen haber tomado el control de lo que podría llamarse la fase 2 de una operación chapucera, dijo, que debería haber sido la fase 1. Tomar Mariupol, el puente terrestre y el Donbás habría sido el plan militar adulto”. La guerra moderna es a medias la guerra de la información, dijo Boulègue, “y el éxito es lo que uno haga de ella”, especialmente en un entorno mediático represivo como el que existe ahora en Rusia.

La incapacidad de las fuerzas rusas para capturar ciudades y mantener el territorio es evidente después de un mes, dijo, “por lo que los objetivos estratégicos han tenido que cambiar”.

Pero retirarse por completo de Kiev permitiría a los ucranianos reforzar la región de Donbás y darles una victoria significativa, sugirió en un tuit Michael Kofman, director de Estudios sobre Rusia en CNA, una institución de investigación de defensa en Virginia.

De viaje en Marruecos, el secretario de Estado estadounidense Antony J. Blinken también puso en duda la promesa de Rusia de reducir las hostilidades. “Está lo que Rusia dice y está lo que Rusia hace”, dijo el martes. “Nos centramos en esto último. Y lo que Rusia está haciendo es la continua brutalización de Ucrania y de su pueblo y eso continúa mientras hablamos”.

Rusia no dejó de luchar tras la anexión de Crimea en 2015, sino que apoyó activamente a los separatistas en el Donbás, dijo Ian Bond, ex diplomático británico en Rusia y jefe de política exterior del Centro para la Reforma Europea. “Soy un escéptico en cuanto a que los rusos abandonen la guerra”, dijo. “Ya hemos visto esta película en 2014 y 2015. Veo esto sólo como una pausa”.

Ian Garner, un historiador de la propaganda rusa, señaló en Twitter que “la Rusia de Putin -de hecho, la Rusia postsoviética- ha estado involucrada en conflictos sucios e interminables durante años”, citando Transnistria en Moldavia, Abjasia en Georgia y el Donbás, todas las áreas en otros países donde las fuerzas rusas respaldan los movimientos separatistas. “No han terminado, tal vez”, dijo, pero “en el intermedio”.

El principal negociador ucraniano, Mykhailo Podolyak, sugirió tras las conversaciones del martes que las dos partes estaban hablando seriamente sobre la neutralidad de Ucrania, un tratado que garantice su seguridad por parte de los estados miembros de la OTAN como Estados Unidos, Gran Bretaña, Turquía, Francia y Alemania, un alto el fuego y corredores humanitarios.

Funcionarios ucranianos y occidentales también sugirieron que Rusia estaría dispuesta a que una Ucrania desmilitarizada se uniera a la Unión Europea, siempre y cuando renunciara a unirse a la OTAN o a acoger a cualquier fuerza extranjera.

Pero los analistas de seguridad pusieron en duda la sinceridad de dicho acuerdo.

Bond dijo que el problema con la noción de neutralidad de Ucrania es que hasta ahora ninguno de los países que quiere garantizarla aceptaría hacerlo. Sería como el ingreso en la OTAN con defensa colectiva por otro nombre, así que es muy poco probable, dijo.

En cuanto a la adhesión a la Unión Europea, dijo Niblett, eso representaría el mayor peligro para Putin, que ayudó a estimular la revuelta de 2014 en Ucrania cuando obligó al entonces presidente, Viktor Yanukovich, a renegar de un acuerdo comercial con el bloque. Si Ucrania se uniera ahora, dijo Niblett, el país se desarrollaría económicamente aún más rápido, en contraste con Rusia, “y terminarías con una Corea del Sur al lado de una Corea del Norte, y no puedo ver a Putin aceptando eso”.

Además, dijo, los tratados de la Unión Europea también contienen una promesa de defensa colectiva.

Aun así, dijo Boulègue, la Unión Europea debe dar a Ucrania una respuesta clara sobre sus perspectivas de adhesión. “No es Rusia quien debe decidir si eso conduce a la adhesión a la UE o no”, dijo. “Pero la U.E. tiene que ser absolutamente clara sobre el futuro de Ucrania de cara al futuro, es lo que hay que hacer desde el punto de vista moral”.

(C) The New York Times.-

Fuente: infobae.com