Saturación de la Maternidad pone en riesgo a los neonatos; Gobernación pide convenio para que privados atiendan SUS

 

Fuente: El Deber



Tanya Imaña Serrano

Que Santa Cruz consiga más espacios para terapia intensiva neonatal y cuidados intermedios para recién nacidos es una cuestión de vida o muerte. Los bebés que los necesitan son prematuros, sus pulmones no están bien desarrollados, lo que les provoca dificultad para respirar por sí solos. Según explicó el director de la Maternidad, Mario Herbas, esa es la primera razón por la cual los neonatos precisan la terapia intensiva.

La segunda está relacionada con infecciones, como las neumonías. Y, al ser inmunodeprimidos (defensas bajas), los bebés tienen mayor probabilidad de infectarse; por eso, el hacinamiento en el que actualmente se encuentran los recién nacidos en el hospital de la Mujer Percy Boland, es un grave riesgo para la salud de los pequeños.

La mañana de este viernes el secretario departamental de Salud, Fernando Pacheco, exhortó al Gobierno nacional a firmar un convenio del seguro de Sistema Único de Salud (SUS) con clínicas privadas para que estas brinden atención a los neonatos y se pueda aliviar la situación de la Maternidad.

“Ustedes saben bien que hay un convenio que nos ayudaba a soportar esta necesidad imperiosa del departamento y, hasta la fecha, no se han firmado. Toda esta dejadez de parte del Ministerio de Salud, nosotros tenemos que hacerla pública, porque no nos vamos a estar ‘chupando’ (una) responsabilidad que no nos corresponde como Gobernación; pero sí es nuestra responsabilidad hacer conocer a la población dónde está el problema”, declaró Pacheco en conferencia de prensa.

Se necesitan 80 espacios para terapia intensiva neonatal, puesto que la recomendación es uno por cada mil nacidos. En Santa Cruz nacen alrededor de 80 mil criaturas al año. La Maternidad dispone de 17 espacios y, aunque están habilitando cinco más, como indica su director, continúan siendo insuficientes. Según el Sedes, el hospital de Niños posee ocho, y el Japonés cuatro. Es decir, que existen 34 espacios de terapia intensiva neonatal, ni la mitad de lo que se requiere.

Por el momento 17 pequeños pacientes han sido derivados a otros hospitales, se trata de los centros de segundo nivel: El Bajío, Villa Primero de Mayo y Francés. Aunque ambas medidas palían las dificultades actuales, no resuelven el problema, que es contar con un nuevo hospital materno infantil adecuado para el crecimiento de la población, según explicó Herbas. El médico señaló, además que debe trabajarse más en educación con las madres para que acudan a sus controles prenatales, de manera que haya menos bebés prematuros y menos complicaciones, que son los casos que llegan a la Maternidad Percy Boland, al ser un centro de tercer nivel. Y las pacientes no llegan solamente de la ciudad, sino también de las provincias.

Evidentemente no todos lo recién nacidos precisan cuidados intensivos, algunos requieren cuidados intermedios; pero también los espacios son escasos y se necesitan 300. El director de la Maternidad lamenta que haya hasta tres bebés en una servocuna, pero no pueden negarles la atención, incluso sabiendo que esa saturación puede generar brotes de alguna infección que arriesgue sus vidas. Sin embargo, tampoco hay otro lugar dónde llevarlos. Esta situación puede traerles procesos médico-legales a los profesionales de la salud de este hospital, y lo saben, pero buscan la manera de seguir preservando vidas.

Herbas comenta que este es un problema cíclico, que va más allá de los días que los neonatos necesiten estar en terapia intensiva o cuidados intermedios, que es muy variable, pues cada día nacen más bebés. Refirió, como ejemplo, que bebés que necesitan reanimación, terminan quedándose más tiempo del necesario en esa área porque no hay dónde mandarlos, no hay espacio. De manera que contar con un nuevo hospital materno infantil es una emergencia.