UNITAS alerta que se pretende “deslegitimar el trabajo” de la APDHB con aval a paralela afín al MAS

El Observatorio de Defensoras y Defensores de Derechos de UNITAS alertó que la Comisión Mixta de Constitución de la Asamblea Legislativa, busca “deslegitimar el trabajo que realizó” la presidenta de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia (APDHB), que preside Amparo Carvajal, al avalar a la entidad paralela de la misma, dentro del proceso de selección del nuevo Defensor del Pueblo.

UNITAS alerta que se pretende “deslegitimar el trabajo” de la APDHB con aval a paralela afín al MAS

Fuente: https://www.brujuladigital.net



“El nombramiento de la APDHB paralela como organización veedora en el proceso de elección del defensor del pueblo se suma a una serie de actos que atentan contra los derechos de la APDHB desde el 2017, con la primera toma de sus oficinas.

La vocación de defensa de esta organización, que muchas veces se opone a los intereses del gobierno y del partido oficialista, ha generado un entorno desfavorable para su trabajo, estigmatizando a su presidenta y a los voluntarios. La creación de una organización paralela busca deslegitimar el trabajo de la asamblea, avalada por el Estado, que busca desconocer su trabajo y aporte al ejercicio de Derechos Humanos”, analizó el Observatorio.

La división en la APDHB surge el 17 de diciembre de 2021, cuando, según la presidenta de la APDHB, Amparo Carvajal, el Movimiento Al Socialismo impulsó un congreso de la Asamblea, a través de una “apócrifa” convocatoria, donde un grupo de personas eligió a Edgar Salazar como presidente y se desconoció a Carvajal como titular de esta organización. Salazar era vicepresidente de directorio de Carvajal.

Las asambleas departamentales, al menos seis, desconocieron a Salazar como titular de esta organización y brindaron su respaldo a Carvajal como presidenta de la APDHB.

El paralelismo en la APDHB fue parte de una serie de restricciones y vulneraciones cometidas contra esta institución meses más antes. En noviembre de 2021, por ejemplo, Carvajal denunció el intento de toma de la Casa de los Derechos Humanos, sede donde funciona la APDHB, por parte de este grupo de personas.

A la división de la entidad y ese intento de toma, se suman otras tres vulneraciones que se registraron el año pasado. Según el Observatorio de Defensores de UNITAS, el 25 de agosto de 2021, un grupo afín al MAS intentó tomar la APDHB en ausencia de Carvajal; el 6 de septiembre de ese año, un grupo radical denominado Wila Lluchus amenazó con quemar la casa de Carvajal; y el 10 de diciembre un grupo de personas, supuestamente seguidores del MAS, increparon a Carvajal en inmediaciones del monoblock de la Universidad Mayor de San Andrés.

El Observatorio de UNITAS recuerda que en lo referido a la elección del defensor del Pueblo, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos hace referencia a los Principios relativos al estatuto y funcionamiento de las instituciones nacionales de protección y promoción de los derechos humanos (Principios de París), adoptados por dicha institución y por la OEA.

Con base en este documento, se enfatiza la necesidad de asegurar la pluralidad en el proceso de nombramiento del Defensor, permitiendo que las fuerzas sociales interesadas en la promoción y protección de derechos humanos puedan participar. Este es uno de los requisitos esenciales para asegurar la independencia del Defensor del Pueblo.

Según el reglamento para la selección y designación del defensor del pueblo, las organizaciones de la sociedad civil con personalidad jurídica reconocida y cuyo fin sea la promoción y/o defensa de los derechos humanos, “tendrán derecho a participación como veedoras de todo el proceso de designación (…) en sus distintas etapas”. Esta fue una de las decisiones que, por consenso con la oposición en la Asamblea Legislativa, se logró incorporar en el reglamento.