Analistas critican ‘suavidad’ en el sector público y mano dura para el privado en el alza salarial

El Ejecutivo solo hará una mejora del 3% al haber básico para el sector salud y educación y recomendó que gobernaciones, municipio y universidades aumenten según sus posibilidades. Privados deben negociar con los sindicatos el porcentaje de mejora del haber básico.

Fuente: El Deber

El hecho de que el Estado haga diferencias beneficiando a un sector por encima del otro en la mejora salarial, de acuerdo con el economista Jaime Dunn, es una señal de que aún continúan los problemas económicos y la «tan mentada reactivación no es como lo plantean desde el Ejecutivo».



Desde el Gobierno adelantaron que la mejora del 3% en el haber básico solo les llegará a los trabajadores del área de salud y educación y no así al resto de los empleados públicos que tendrán que conformarse con el 4% de alza salarial en el salario mínimo nacional.

En este aspecto, Dunn hizo notar que el Gobierno crea divisiones dentro del sector público y que en esta oportunidad buscó dar respuesta a los que pueden ser políticamente más peligrosos a la hora de reclamar sus derechos.

Debido a esta situación efectivos de la Policía, las FFAA, parlamentarios, los ministerios del Gobierno, funcionarios de YPFB, SIN, la Aduana y de otras entidades estatales no verán una mejora en su haber básico.

Según cálculos del Gobierno, unos 90.000 trabajadores del sector público no recibirán el incremento del 3% al haber básico, porque la medida estará destinada solo a 310.000 empleados del sector salud y educación.

Dunn observó como el Estado busca ‘suavizar’ los costos por la mejora salarial, pero no aplica el mismo criterio para los empresarios del país que de forma obligada deben realizar un incremento del 4% al salario mínimo nacional y de un 3% la haber básico, sin importar si son micro, pequeñas, medianas o grandes empresas, cuando para el mismo tema desde el Gobierno se aconseja a las gobernaciones, municipios y universidades realizar un alza salarial de acuerdo a sus posibilidades.

El economista Germán Molina observó que estas salvedades no reflejan otra cosa que la falta de recursos del Estado para responder a las mejoras salariales, por lo que busca reducir los costos de forma discrecional, con un enfoque más político, para evitar marchas y paros, que una visión técnica.

Negociaciones

La disposición del Gobierno para que las empresas con problemas de liquidez tengan la chance de negociar con los sindicatos la mejora del 3% en el haber básico, para Molina es una puerta a posibles conflictos, pues considera que los trabajadores no van a querer bajar el porcentaje del alza salarial y a su vez hay muchas empresas que no podrán cumplir con ese incremento.

Sin embargo, si bien para Dunn estas negociaciones pueden ser tensas, se debe esperar la reglamentación para tener mayores detalles, aunque hizo notar que el 3% de haber básico se puede transformar en un 11%, si se toma en cuenta que para esta gestión es muy probable que se indique pagar el segundo aguinaldo, que según sus cálculos, eso significa una mejora salarial del 8%.

Por eso la COB aceptó el 3% en el haber básico. Han hecho un cálculo político considerando al segundo aguinaldo. Es una lástima que lo técnico no sea tomado en cuenta”, criticó Dunn.