Áñez no reconoce al Tribunal de Sentencia, llama cobardes a Salvatierra y Borda y reitera que ella llegó al poder como consecuencia de la convulsión

La expresidenta de Bolivia declara este viernes por el caso «Golpe II» en el penal de Miraflores donde está recluida de manera preventiva desde hace más de un año. Vestida con una chaqueta blanca, frente a un escritorio, la exmandataria desconoció la competencia de esa instancia e insistió en que asumió el poder producto de la convulsión social que vivió el país en 2019, cuando Evo Morales renunció a la Presidencia.

Fuente: Correo del Sur Digital

La expresidenta transitoria Jeanine Áñez tildó este viernes, en la audiencia dentro del caso “Golpe II”, de cobarde a los entonces presidenta del Senado, Adriana Salvatierra, y presidente del Diputados, Víctor Borda, porque evitaron asumir la Presidencia durante la convulsión social en la crisis política de 2019.

“¿Por qué no asumió Adriana Salvatierra o Víctor Borda? Por cobardes no asumieron la presidencia porque el país estaba en llamas”, manifestó en su declaración que se realiza en el penal de Miraflores de manera presencial y virtual.

El calificativo de Añez también alcanzó a otras exautoridades del Legislativo que no asumieron responsabilidad porque sabían de la convulsión social, producto de la fuga y vació de poder que dejó el expresidente Evo Morales, luego de que la Organización de Estados Americanos emita un informe con irregularidades y vicios de fraude en las elecciones presidenciales de ese año.

“En todos los medios de comunicación salió que mi nombre podría ser la que asuma la presidencia y tuve que hacerlo porque había que darle tranquilidad al país y certidumbre porque los hechos de violencia habían rebasado la Policía y cuando llegamos a la Cámara de Senadores, todos asumían que yo podía ser la sucesora porque todos habían renunciado y renunciaron por cobardes”, manifestó.

La exmandataria descartó la versión de la gesta de un golpe de Estado para asumir la Presidencia en la crisis y resaltó que, de ser así, no hubiera existido una Asamblea Legislativa en funciones con mayoría oficialista.

«No tenía voz ni voto ni en mi partido, menos voy a tener el contacto de militares (…) No pueden decir que (el supuesto golpe) fue orquestado, yo fui una consecuencia de la convulsión», aseguró la expresidente transitoria.

Áñez recalcó que su llegada a la Presidencia fue por responsabilidad para tranquilizar a un país que vivía un caos social y conducir a unas nuevas elecciones generales en tres meses,  pero las circunstancias de la pandemia no lo permitieron.

La principal acusada dentro del caso Golpe II explicó al tribunal que el inicio de todo el conflicto tiene que ver con Evo Morales y la violación a la Constitución respecto al límite de repostulaciones que establece.

 

Fuente: El Deber

Jeanine Áñez tomó la palabra este viernes, dentro del juicio por el caso denominado ‘Golpe II’. La expresidenta compareció ante el Tribunal Primero de Sentencia Anticorrupción, que se trasladó al interior de la cárcel de Miraflores, para recoger su testimonio.

Vestida con una chaqueta blanca, frente a un escritorio, la mujer desconoció la competencia de esa instancia e insistió en que asumió el poder producto de la convulsión social que vivió el país en 2019, cuando Evo Morales renunció a la Presidencia.

No pueden decir que fue orquestado (la asunción), yo fui una consecuencia de la convulsión”, remarcó la mujer, que exige un juicio de responsabilidades, como exautoridad nacional.

Áñez destacó que, junto a organizaciones sociales e instituciones, “pacificamos al país, llamamos a elecciones y ahora hay un presidente constitucional”, en relación al proceso que derivó en la victoria de Luis Arce.

Tuit de Áñez:

La exjefa de Estado cumple 391 días en detención preventiva y considera que el proceso, por los hechos previos a asumir el mandato del país, “es eminentemente político donde yo estoy en absoluta indefensión”.

Ayer el juzgado comunicó que se trasladaría al recinto penitenciario, también al penal de San Pedro, con la finalidad de dar continuidad a la causa, en la que Jeanine se expone a una condena de hasta 12 años de cárcel.

“Después de 391 días veré los rostros de mis verdugos, que seguirán abusando en grupo contra una mujer, madre, ex Presidenta Constitucional de Bolivia y presa política. Quieren sentenciarla y con ella, a todo un pueblo que se rebeló en paz contra su fraude y su violencia”, se escribió en las últimas horas desde la cuenta oficial de la expresidenta en Twitter.

Al respecto, desde el Ministerio de Gobierno se emitió un comunicado, en el que se sostiene que existen más de 100 pruebas respaldan la acusación”, enfatizando que entre el 10, 11 y 12 de noviembre, Áñez “de manera premeditada y conociendo el procedimiento constitucional y legislativo ejecutó 15 órdenes contrarias a la Constitución y a los reglamentos camarales de la Asamblea Legislativa Plurinacional al autoproclamarse presidenta del Estado Plurinacional de Bolivia”.