Asambleístas departamentales indígenas denuncian amenazas y temen que el TED revoque sus curules

Unas 250 personas marcharon hasta las instalaciones del Tribunal Electoral en respaldo de sus representantes en el legislativo departamental. La elección de Zvonko Matkovic Ribera como presidente del legislativo arreció las presiones por parte del MAS
Juan Manuel Ijurko

​Fuente: eldeber.com.bo

Unas 250 personas marcharon en respaldo de los asambleístas departamentales que representan a los pueblos indígenas en el legislativo cruceño. La protesta fue para expresar su malestar ante las instalaciones del Tribunal Electoral Departamental (TED) que mantiene abiertos diversos procesos para revocar la representación política de, al menos, tres asambleístas.

La asambleísta del pueblo ayoreo, Giliana Etacore, se muestra tajante ante las amenazas recibidas. «No vamos a permitir interferencias sobre la forma de determinar a nuestros representantes», manifestó a EL DEBER.

El mismo criterio sostiene Roberto Urañavi, representante del pueblo guarayo, quien reclama «respeto al derecho político que tenemos como pueblos indígenas del departamento de Santa Cruz».

Para Urañavi, las presiones y amenazas responden al interés que el Gobierno Nacional tiene en «bloquear la gestión del gobernador Luis Fernando Camacho». Asegura que son los asambleístas del MAS quienes «nos apremian para que le demos la gobernabilidad en la Asamblea y así impedir la gestión del gobernador Camacho».

Reconoce un acuerdo entre los asambleístas indígenas y la directiva de la Asamblea Departamental para «el desarrollo social, económico y productivo de nuestros pueblos».

Centran sus críticas a la posición asumida por el Tribunal Electoral Departamental, que sostiene diversos procesos para revocar la representación de los asambleístas. Urañavi confirma que tanto el asambleísta ayoreo como el yuracaré moxeño afrontan procesos para retirarles su representación y nombrar nuevos asambleístas. Incluso el mismo Urañavi deberá afrontar el mismo cuestionamiento por parte del pueblo guarayo.

Etacore ratifica esta denuncia. «Están presionando al TED para que nos revoquen y dejarles el espacio libre», revela.

 

Los pueblos indígenas cuentan con cinco representantes en la Asamblea Legislativa Departamental. Además de los asambleístas ayoreos, guarayos y yuracaré moxeño, también se ha interpelado al representante de la nación guaraní. Solo la asambleísta de la nación chiquitana, Aida Gil, sostiene sin cuestionamientos su curul.

En conversación telefónica con Gil, ella manifiesta su desconocimiento sobre las acciones emprendidas por los representantes de su bancada. Asegura, además, que «no he recibido ninguna presión. Cuando voto, solo respondo a la posición de mi pueblo, de la nación chiquitana», añadió.

La polémica se reavivó el martes 12 de abril cuando la Asamblea Legislativa Departamental eligió a la nueva directiva del ente deliberativo. Tras una primera votación empatada, Zvonko Matkovic Ribera fue ratificado como presidente, superando la lista propuesta por el Movimiento Al Socialismo (MAS), que postulaba a Clemente Ramos.

Nada más conocer el resultado de la segunda votación, integrantes de la bancada del MAS cuestionaron el actuar de los asambleístas indígenas y los calificaron como vendidos por respaldar la presidencia de Matkovic.

A raíz de esta votación, se han reactivado los procesos en el TED para destituir a los asambleístas indígenas cuestionados. Un audio atribuido al vicepresidente de la Central Ayorea del Oriente Boliviano, Julián Chiqueno, revela esta posición. Propone destituir a los asambleístas de los pueblos ayoreos, yuracaré moxeño, guarayo y guaraní. «Sólo Aida Gil se queda», sentencia el dirigente identificado como afín al MAS en el audio.