Aumenta el número de migrantes rescatados en el Mediterráneo rumbo a Europa

El barco de rescate humanitario Ocean Viking, fletado por la ONG SOS Méditerranée. AFP – GIOVANNI ISOLINO


Más de 260 personas fueron rescatadas en los últimos días en el mar Mediterráneo cuando intentaban cruzar en embarcaciones improvisadas, y otras 500 fueron interceptadas por las autoridades libias antes de que pudieran alejarse de la costa. Todas estas personas intentaban escapar de Libia y llegar a Europa como fuera. El domingo 24 de abril, fue el barco de la ONG SOS Méditerráneo el que pudo rescatar a 164 personas.

El clima benigno es probablemente la razón de que se haya producido un número tan grande de salidas en tan poco tiempo: «Hay salidas durante todo el año, pero es cierto que en cuanto hay ventanas climáticas, hay muchas más salidas, es un fenómeno que se puede ver en todo el mundo, incluso en el Canal de la Mancha”, explica François Thomas, el presidente de la ONG SOS Méditerráneo. “Así que en cuanto hay ventanas meteorológicas, la gente se va, lo que llaman el infierno libio les empuja a intentar la travesía y a correr estos riesgos”.



Las personas que han sido rescatadas recientemente proceden de Sudán, Guinea, Malío Eritrea. Entre ellos figuran dos mujeres, un bebé de un año y 47 menores no acompañados, indicó SOS Mediterráneo en un comunicado.

Poca movilización de los Estados europeos

El presidente de SOS Mediterráneo señala que hay una movilización ciudadana que permite la presencia de los barcos de la ONG, fletados de manera conjunta con la Federación internacional de las sociedades de la Cruz Roja y la Media Luna Roja (FICR), pero que debería haber una movilización de los Estados europeos.

“Hay un verdadero contador infernal que nunca se detiene. Desde principios de año, más de 500 personas han perdido la vida en el Mediterráneo central. Nuestras intervenciones están salvando vidas, pero es totalmente insuficiente en comparación con la magnitud de la tragedia”, apunta François Thomas.

El Mediterráneo central es la ruta migratoria más peligrosa del mundo, según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). La agencia de la ONU estima que más de 23.500 personas han muerto o desaparecido allí desde 2014, incluidas 2.048 el año pasado.

Radio Francia Internacional