China transforma sus ciudades para frenar inundaciones

China está ampliando sus planes de “ciudades esponja”, que pueden ayudar a prevenir inundaciones, promover la biodiversidad y reducir las emisiones. Pero, ¿qué son exactamente estas ciudades y cómo funcionan?

Las ciudades esponja están diseñadas para absorber el agua en el suelo, en lugar de expulsarla lo antes posible. En la imagen, la ciudad china de Chengdu. Las «ciudades esponja» están diseñadas para absorber el agua en el suelo, en lugar de expulsarla lo antes posible. En la imagen, la ciudad china de Chengdu.



Ante el agravamiento de las inundaciones urbanas, las ciudades chinas están desarrollando lo que se denomina «ciudades esponja». En lugar de depender de la «infraestructura gris» de diques, tuberías, presas y canales, las «ciudades esponja” permiten que las zonas urbanas absorban el agua en épocas de mucha lluvia y la liberen en tiempos de sequía.

Estos conceptos podrían utilizarse en ciudades de todo el mundo para combatir las inundaciones, absorber el dióxido de carbono, aumentar la vida animal y vegetal, y ampliar los espacios verdes. Según Kongjian Yu, decano de la facultad de arquitectura de la Universidad de Pekín y pionero en la investigación de las «ciudades esponja”, el enfoque actual de construir grandes barreras de hormigón y cubrir todas las superficies permeables está condenado al fracaso y que, en su lugar, las ciudades deberían adoptar soluciones basadas en la naturaleza para las inundaciones.

Las superficies permeables, como en la foto, permiten que el agua se filtre en el suelo.

Las superficies permeables, como en la foto, permiten que el agua se filtre en el suelo.

Yu lleva más de 20 años haciendo campaña en China para la adopción de este tipo de ciudades. El tema saltó a la palestra cuando las inundaciones de Pekín en 2012 paralizaron la ciudad y mataron a decenas de personas. Las inundaciones allí, y en otros países en desarrollo como India y Bangladesh, han sido atribuidas a la rápida urbanización y a la destrucción de los humedales, que son esponjas naturales que atrapan y liberan el agua lentamente.

«Las ciudades tropicales se equivocaron al aplicar los mismos sistemas de gestión del agua que se desarrollaron en los climas templados de Europa, algo que puede provocar daños catastróficos”, afirma Yu. La opción definitiva para el experto es una ciudad sin infraestructuras grises, con humedales, áreas verdes, superficies permeables, arroyos serpenteantes, zonas abiertas junto a las carreteras y llanuras aluviales.

Inundaciones en China, en 2013.

Inundaciones en China, en 2013.

Los principios básicos

En 2013, las propuestas de Yu fueron adoptadas por el Gobierno central chino y el plan se implementó en 30 ciudades. Tras el éxito de las pruebas, las ciudades están ahora obligadas a construir elementos de «ciudad esponja”, y las autoridades esperan convertir el 80 por ciento de las zonas urbanas en «esponjas” para 2030.

El principio básico de las denominadas ciudades esponja es dar al agua suficiente espacio y tiempo para que drene en el suelo donde cae, en lugar de canalizarla lo más rápido posible y depositarla en enormes presas. En lugar de construir canales de agua de flujo rápido, las «ciudades esponja” reducen la velocidad del agua en arroyos serpenteantes sin muros de hormigón y con espacio para esparcirse en caso de fuertes inundaciones.

La sustitución de las infraestructuras de hormigón puede acabar salvando vidas, explica el académico Yu. «No solo en China, sino también en Estados Unidos, se ve que presas rotas matan a una gran cantidad de personas. Incluso si se tiene un sistema más grande, un sistema de tuberías mucho más grueso y resistente, seguirá fallando después de 10 años o, incluso, después de un año. No es una solución adaptable, es una lucha contra la naturaleza», asegura.

Las ciudades esponja se apoyan en vías fluviales naturales que serpentean y frenan el agua.

Las «ciudades esponja» se apoyan en vías fluviales naturales que serpentean y frenan el agua.

Limpiando el agua

Las vías naturales de las lluvias y los suelos permeables empleados en los diseños de las «ciudades esponja” limpian el agua y reducen la contaminación. El agua de lluvia puede evaporarse y enfriar la ciudad. Además, en teoría, puede utilizarse en el sistema de suministro de agua para tareas como el riego y la limpieza de las calles, reduciendo el consumo de agua del grifo.

Según Yu, la vegetación, los sedimentos y los microorganismos en los sistemas de agua de las «ciudades esponja” podrían acabar sustituyendo muchos de los sistemas de filtración de agua urbanos, que consumen mucha energía, o al menos reducir la carga que suponen.

Los humedales ayudan a luchar contra el cambio climático y a preservar la biodiversidad.

Los humedales ayudan a luchar contra el cambio climático y a preservar la biodiversidad.

Arma contra las inundaciones

El experto de la Universidad de Pekín cree que si el uno por ciento de la tierra se destina al drenaje del agua se detendrán la mayoría de las inundaciones. Y en el caso de inundaciones bíblicas, que ocurren una vez cada mil años, bastaría con destinar el seis por ciento del terreno al drenaje del agua para detener los daños.

A medida que el cambio climático se agudiza, también lo hacen los fenómenos meteorológicos catastróficos. Estos traen lluvias aún más imprevisibles a las ciudades y corren el riesgo de desbordar los sistemas actuales. Pero los defensores de las «ciudades esponja” dicen que, además de ser una buena forma de reaccionar ante el cambio climático, también son una buena forma de combatirlo.

Las infraestructuras de las «ciudades esponja”, según ellos, requieren mucha menos energía para su mantenimiento en comparación con las infraestructuras grises. Reducen la carga en las instalaciones de tratamiento de agua y la construcción de este tipo de infraestructuras requiere menos recursos, incluyendo menos hormigón. Además, las «ciudades esponja” contienen grandes espacios verdes que absorben el dióxido de carbono. Si se adoptaran en todo el mundo, los expertos afirman que esto podría suponer un cambio real en el cambio climático, reduciendo el riesgo de inundaciones a nivel mundial.

(ct/ms)

Fuente: dw.com