El corazón del Atlético murió en la orilla ante el City

El conjunto rojiblanco, que fue mejor que el inglés, controló el partido pero le faltó puntería en una gran segunda parte.

Atlético - Manchester City | Resultado de la Champions League

Fuente: https://www.mundodeportivo.com



Los de Guardiola, desdibujados por los colchoneros, acabaron perdiendo tiempo de forma descarada.
Ovación de gala de la afición colchonera para los suyos al final; el City se medirá al Real Madrid en semifinales.

No pudo ser. 0-0. Pasó el Manchester City. Quedó eliminado el Atlético de Madrid, que vendió muy cara su derrota. Murió en la orilla. O en el área de los ingleses, que acabaron perdiendo tiempo de forma descarada en un final de partido muy bronco, con piques de todos los colores y en el que los rojiblancos la tuvieron en el 112’, que se dice pronto.

Es mejor el City, pero en la vuelta lo fue el Atlético. El plan de Simeone casi sale. Casi. Pero si de algo sirve, los suyos despidieron a jugadores (algunos con lágrimas) y al Cholo puestos en pie, henchidos de orgullo. Como si hubieran pasado. Muchos no lo pueden entender. Ni falta que hace. Esto es el Atleti.

 

 

Salió el Atlético más ofensivo que en Manchester. Sin volverse loco, eso sí. El City es mejor equipo, conviene recordarlo desde el inicio, y tampoco era plan suicidarse de primeras tras el planteamiento del Etihad. El objetivo era que la eliminatoria llegase viva al Metropolitano.

Y ya puestos, a los minutos finales del partido de vuelta. Por eso, el equipo rojiblanco presionó más arriba, pero cuando lo de Guardiola superaban la primera línea, tocaba repliegue. Con Griezmann por la derecha, tapando las incursiones de Cancelo. Lo lograba, pero cuando tocaba atacar, Joao Félix era un islote arriba,

Aun así, tuvo un par de salidas peligrosas el Atlético, con un Lemar que recibía bien y se giraba, pero al que le faltaba el toque final para crear peligro.

Kondogbia brillaba en el corte y también lo hacía bien en la salida, con Koke en posición baja y Lodi y Llorente muy arriba para tratar de avanzar por ahí. Pero costaba. Un mundo.

Porque el City es un equipazo. Y no sólo con el balón en los pies, por mucho que sea su fuerte y que atrás baje sus prestaciones. No varió su guion el cuadro inglés. Tampoco se esperaba. Aunque no estaba cómodo por el buen trabajo de los colchoneros, sí que tuvo la más clara (y única) de la primera parte. Sorprendió Walker por la derecha, que recibió un gran pase de Mahrez. La jugada acabó con un remate de Gundogan al palo que hizo callar al Metropolitano. Sólo pasó en ese momento.

De Bruyne trataba de buscarla por el centro, descolgándose, con Bernardo Silva cerca de Rodrigo en la creación. Y ahí estaba Kondogbia, ayudado por Koke y los centrales (imperial Savic), que salían con alegría para tapar. Todo igual que había empezado. Con la ventaja para el City, pero el partido, y la eliminatoria, donde quería Simeone, que más pronto que tarde, debía dar un paso adelante. No quedaba otra.

Griezmann amenazó nada más comenzar el segundo acto con un desmarque en profundidad que no pudo concretar. Presionaba arriba y bien el Atlético, obligando a los ingleses a jugar en largo. Se enfadaba Guardiola, que veía cómo los rojiblancos llegaban cada vez con más peligro. Una dejada de Joao que Griezmann mandó fuera por poco encendió de nuevo al estadio. Era el camino. Ahora sí mordía el Atleti, que empezaba a creérselo. Era la primera vez que olía sangre en toda la eliminatoria.

De Bruyne dejó su sitio a Sterling, y Griezmann, Koke y Lodi a Correa, De Paul y Carrasco. La tuvo De Paul nada más salir, pero la mandó arriba. El mejor momento del Atlético que, eso sí, tenía el reloj en contra. Era el plan. Hasta perdía tiempo el City. Ver para creer.

Tuvo otra De Paul. También fuera, mientras Correa reclamaba penalti. Guardiola reforzaba la medular con Fernandinho. Lo veía mal. Quemó naves el Cholo con Cunha y Suárez, quitando a Lemar y Joao. Seguían apretando los colchoneros, que tuvieron una gran ocasión en un lanzamiento de Cunha tras dejada con el pecho de Correa que acabó en córner tras rechace de Stones, que también estuvo cerca del gol. Luego Suárez. Y en el 90’, se armó el lío. Felipe golpeó a Fodden fuera del campo. El inglés se metió en el campo rodando para perder tiempo. Y se formó. Tángana, con varios amonestados y tres minutos perdidos. De descuento, nueve. Ahí pudo llegar con una falta de Carrasco que despejó Ederson. Mientras, jugadores ingleses seguían perdiendo tiempo. Y hubo otra. De Correa, en el 112’. Paró Ederson. Se acabó. Con el City, que se medirá en semifinales al Madrid, perdiendo tiempo. Para los talibanes de los estilos. Los atléticos, eso sí, orgullosos del esfuerzo de los suyos. Otra vez será.