Encuestadoras anticipan una abstención récord en las presidenciales francesas

Instalación de los afiches oficiales de los candidatos a las elecciones presidenciales de 2022 en Francia. AFP – SEBASTIEN SALOM-GOMIS


Según varios sondeos, cerca del 30% de los electores franceses podrían abstenerse de votar en la primera vuelta de la elección presidencial del domingo. Jóvenes electores entrevistados por RFI oscilan entre desafección política y percepción de que la elección ya está decidida.



En el popular centro comercial de Les Halles del corazón de París, Lucas, un joven de 18 años se sorprende cuando le preguntamos por quién va a votar. No estaba enterado de que este domingo se elegirá al próximo presidente francés y apenas sabe pronunciar el nombre de Yannick Jadot, el candidato ecologista por quien piensa votar.

Su amiga Louise, en cambio, votará por el candidato de izquierda Jean Luc Mélenchon, popular entre los más jóvenes. “Es el único candidato de izquierda que puede evitar la extrema derecha en segunda vuelta”, dice a RFI.

Louise, que también votará por primera vez, afirma sin embargo que muchos de sus amigos no irán a votar porque “pase lo que pase no tendremos un buen presidente”. “Muchos “no se sienten representados por los candidatos”, añade.

Desilusión, distancia con los candidatos y miedo a la extrema derecha son los sentimientos que dominan entre los jóvenes que RFI entrevistó en la capital francesa en vísperas de las elecciones.

Si bien las encuestadoras prevén que el presidente Emmanuel Macron encabezará los resultados este domingo, seguido por Marine le Pen, en la primera vuelta, el alto nivel de abstención de los electores podría perturbar las predicciones de los sondeos.

«Abstención cívica»

Según una encuesta de Ipsos/Sopra Steria realizada entre los 4 y 6 de abril, la abstención se situará entre 26 y 30% de los votantes y podría superar el récord del año 2002.

Y según los estudios de opinión, hasta el 43% de los electores de entre 25 y 34 años podría abstenerse de ir a sufragar.

“Existe una abstención cívica de gente que decide no participar en los comicios porque tiene el sentimiento que la política no les concierne. Muchos ciudadanos consideran que los políticos pertenecen a otro mundo”, confirma el politólogo Dorian Dreuil, entrevistado por Laurence Théault para RFI.

Cédric, 19 años es uno de estos jóvenes abstencionistas. Dice a RFI que no irá a votar en primera vuelta.

«Iré a votar en segunda vuelta para evitar que quede electa Marine le Pen o Eric Zemmour. Nadie me interesa realmente en esta elección. Podría votar en blanco, pero me da pereza ir a votar. Entonces votaré sobre todo para eliminar a un adversario», nos dice el jóven.

Anaïs una veinteañera, admite que no está lo suficientemente informada sobre los programas de los candidatos para optar por un candidato u otro. «No he seguido mucho la política, no me interesa mucho y no quiero votar sin entender bien sus ideas”, dice a RFI.

La joven considera además que la suerte de la elección está echada. “Sabemos muy bien que Macron va a ganar para evitar que pase Marine Le Pen. No pienso tampoco ir a votar en segunda vuelta. Se me olvidó mi credencial electoral, y me da pereza ir a buscarla”, Anaïs entre risas.

Ante la perspectiva de un alto nivel de abstencionismo entre los jóvenes, el gobierno francés lanzó una campaña de información en la red social Snapchat para incitar a votar. La popular plataforma de mensajes y videos instauró un filtro Snapchat que redirige a los usuarios al sitio del gobierno para votar por procuración.

Radio Francia Internacional