Exjefe policial cree “humanamente imposible” realizar más de mil pruebas de polígrafo en 15 días

 

Fuente: El Deber
Jesus Alanoca

Fernando Mercado, exdirector nacional de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) y de la Dirección General de Investigación Policial Interna (Digipi), puso este martes en duda la realización de pruebas del polígrafo al interior de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn).

Detalló que hasta 2016 no se tenía información respecto a la existencia de equipos y que muchos de los oficiales que recibieron instrucción de Estados Unidos (EEUU) en esa área ya se habían jubilado, por lo que consideró “humanamente imposible” que se complete esa labor en el tiempo establecido por el Gobierno.

“Entre jefes y oficiales, en ese entonces, teníamos 56 poligrafistas, entre ellos nueve miembros del Ministerio Público y cuatro psicólogos forenses, pero después de la expulsión de la DEA, en 2008, no se sabía nada sobre esta unidad ni de los polígrafos”, dijo el exuniformado.

Indicó que en 2004 se comenzaron a realizar pruebas del polígrafo en Bolivia, a través de la DEA, y se realizaron cursos hasta 2008, pero sin pasar de 10 oficiales capacitados para la labor. Incluso se creó una unidad especializada, pero que desapareció.

“Son entre tres y dos horas de prueba, al día máximo se puede hacer a dos personas o tres, siendo muy expertos, si contáramos con cuatro poligrafistas, creo que sería humanamente imposible acabar esta tarea en 15 días”, agregó el exjefe de la institución del orden, en entrevista con ‘De Nueve a Doce’ de Radio Compañera.

El 11 de abril comenzó la aplicación de pruebas al personal de la Fuerza Antidrogas. Son 1.034 uniformados que deben someterse al detector de mentiras. Dentro de 10 días ya debería existir un informe tras que el Gobierno ordenara la intervención de esa instancia.

La decisión surgió en medio del escándalo por “encubrimiento” al narcotráfico, denunciado por Evo Morales, mediante audios sobre un operativo fallido en Valle Sacta (Entre Ríos), donde se “frustró” una intervención a un megalaboratorio de droga colombiano.