Exportación de droga ‘a pedido’ preocupa a los países que rodean Bolivia

Informes internacionales y otros elaborados en países vecinos alertan de una “exportación” cada vez mayor de droga. El puente aéreo con Perú está operable y elGobierno no ve que exista la violencia que generan los cárteles en otras latitudes

Fuente: El Deber

El Gobierno negó la presencia de cárteles mexicanos y brasileños en territorio nacional, pero admitió que los narcotraficantes se desplazan de manera flexible, a merced de “pedidos” de drogas que llegan de países vecinos, donde sí se ha detectado la presencia de esas organizaciones criminales.



“Trabajan por el encargo que llega de países como Brasil y Argentina. Hacen requerimientos específicos de droga y luego abandonan la fábrica. Cuando tienen un nuevo pedido, reabren el laboratorio hasta que son encontrados por miembros de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn), reveló el ministro, Eduardo del Castillo, en un reporte remitido a requerimiento de la comisión de Gobierno, Defensa y Fuerzas Armadas de la Cámara de Diputados.

Esta operación ilícita, descrita por esta autoridad, coincide con el más reciente reporte de la Dirección Antidrogas de la Policía Nacional del Perú (Dirandro). “Las redes del crimen organizado del tráfico ilícito de drogas son flexibles ante la interdicción de cultivos ilícitos, decomiso de sustancias químicas, destrucción de laboratorios de fabricación, decomiso de drogas y armas, así como la incautación de activos como bienes inmuebles, medios de transporte, dinero, detención y captura de actores para la judicialización y responsabilidad penal”, señala el reporte sobre
Tendencias de redes criminales del tráfico de drogas ilícitas de Perú.

Estos datos fueron parte de un “intercambio de experiencias” entre las fuerzas antidroga de Bolivia y Perú. Esto ocurrió en Puno a finales de febrero y la preocupación por el incremento de los narcovuelos fue central en esa cita.
Dirandro también sostuvo en este informe que “las redes criminales que operan en Brasil, tales como el Comando Vermelho y Primer Comando de la Capital (PCC) han intensificado sus actividades criminales y eso se evidencia con el incremento de comisos de cocaína y la presencia del puente aéreo”.

Además, la Policía de Perú evidenció que las mafias brasileñas ya controlan “el transporte y envío (de cocaína) hacia los países de consumo”, desde las provincias productoras que están en la zona de influencia del conocido Valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem) que está en el área central de Perú.
En ese escenario, los integrantes del PCC “controlan, asimismo, la cadena de fabricación cocaína y ahora han diversificado su participación regional en el tránsito de esas drogas en países como Paraguay y Bolivia”.

“Bolivia es el origen de la cocaína que el PCC transporta y vende. Ellos tienen la principal ruta que viene de la región de Chapare, en Bolivia, y llega a los puertos brasileños con destino a países europeos y africanos”, señaló Marcio Sergio Christino, fiscal estatal en San Pablo a la revista especializada InSight Crime. La autoridad es coautor del libro
Lazos de sangre, la historia secreta del PCC
qu
e presentó a finales de 2020.

Este último dato no es nuevo, pero se relaciona con los recientes informes del Ministro de Gobierno que tiene en la mira nada menos que “300 pistas clandestinas” que “deben ser destruidas” y que son usadas para el tráfico de drogas especialmente con destino a Europa. En 2021 se destruyeron 46 narcopistas y se secuestraron 72 avionetas, mientras que en lo que va del año ya se tienen 80 naves confiscadas, incluidas las que fueron halladas, hace unos días, en San Ignacio de Velasco.

La Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE), un organismo asesor de la Organización de Naciones Unidas, señaló en su informe anual que entre 2020 y 2021 hubo un incremento “sin precedentes” de las incautaciones de cocaína en Europa. Esa droga procedía de Bolivia y Perú. El organismo también alertó que los temidos cárteles mexicanos Jalisco Nueva Generación y Sinaloa blanquearon cerca de $us 25.000 millones con las criptomonedas, especialmente, en Sudamérica. Eso sí, el reporte no pierde de vista que esas redes criminales controlan el negocio de la cocaína “en tránsito” a Estados Unidos.

La Fiscalía de Chile, en el informe anual de 2021, reportó que miembros vinculados con el cártel Jalisco Nueva Generación “dirigieron varias operaciones para enviar cocaína, vía marítima” desde el Puerto de San Antonio. Los estupefacientes llegan a través de Bolivia y Perú, señala el documento, pero especialmente de Paraguay que tiene una estrecha relación con el puerto de Iquique.

En ese país, la preocupación mayor es por las incautaciones de marihuana. La producción de ese estupefaciente parece haber atraído a los mexicanos. “Hubo en 2021 un intento de instalación de infraestructura para producción a gran escala de marihuana de alta concentración en Alto Hospicio (Iquique)”, por parte “del Cártel Jalisco Nueva Generación”, señala el informe de la Fiscalía de Chile.

Por su lado, las autoridades antidroga de Paraguay concluyeron que casi la totalidad de la droga que se incauta tiene como origen Bolivia. El año pasado, de las 46 pistas clandestinas que se destruyeron, una estuvo en Tarija. Las autoridades consideran que fue para “cumplir con nuevos pedidos” de la droga que se termina de refinar en territorio nacional.

“Es mucho más barato trasladar desde Bolivia que trasladar la mercadería de Perú, Ecuador o Colombia”, declaró el director de comunicación de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad) de Paraguay, Francisco Ayala.
Perú envía a través del puente aéreo pasta base para que sea procesada en Bolivia. Los parques nacionales Carrasco, que está en el trópico de Cochabamba, y el Amboró, además de la zona de la Chiquitania, fueron afectados este año por esta actividad, según los reportes oficiales del Gobierno.

Ante este escenario, el ministro Del Castillo señala que en el país existen “pequeñas organizaciones” o “clanes familiares”, pero no cárteles. “No existen grupos armados que estén secuestrando o matando . Ese tipo de violencia no ha llegado a nuestro país”, remarcó la autoridad gubernamental.

Fuente: El Deber