Gobierno denuncia a un diputado del MAS por tráfico de influencias y este pide pruebas

Acusaron al diputado Freddy Velásquez de forzar devolución de coca decomisada, presionar a jefes policiales para gestionar el paso de coca y hasta acceder a listas confidenciales de cocaleros suspendidos.

Fuente: El Deber

El diputado yungueño, Freddy Velásquez, fue denunciado ante la Fiscalía de La Paz por el delito de uso indebido de influencias y tendrá que declarar el martes de la siguiente semana. El Ministerio Público ya notificó al diputado, quien dijo que se presentará a declarar y exigió pruebas de esa denuncia.



“Sí, hemos conocido esa denuncia, nos han comunicado nuestros abogados, me voy a presentar a declarar, pero imagino que los que denuncian tienen pruebas, porque decir o denunciar sin pruebas no es correcto, me informaré mejor”, dijo el diputado denunciado en un breve contacto telefónico.

El 13 de marzo el ministro de Gobierno, Carlos Eduardo Del Castillo, asistió a un ampliado de cocaleros en la localidad de La Asunta-Los Yungas y en ese acto dijo que había diputados del MAS que se estaban enriqueciendo a costa del sacrificio de los cocaleros. Declaraciones que luego desatarían una crispada relación del ministro con los cocaleros, al punto que estos lo acusaron de coordinar con la DEA.

Este jueves se conoció de la denuncia que existe en la Fiscalía, la misma que está respaldada por informes de Inteligencia de la Policía que acusan directamente al legislador masista de forzar devolución de coca decomisada, presionar a jefes policiales para gestionar el paso de coca y hasta acceder a listas confidenciales de cocaleros suspendidos.

El reporte de la Policía manifiesta que el diputado tiene “un nuevo modus operandi” que consiste en la comercialización de la hoja de coca a través de sus parientes en “zonas rojas de producción de cocaína (Qaqachakas-Oruro, Yapacaní-Santa Cruz)”, señala la primera parte del reporte policial, difundido por el canal de televisión F10.

“El Grupo Especial de Control de Coca (GECC Occidente) recibió la información que una de las grandes proveedoras de cargamentos de hoja, de nombre Nohemí, que iba a transportar un cargamento a la comunidad Qaqachakas en un camión color rojo, con placa 994-FHL, el cual estaría protegido por el diputado Freddy Velásquez Aparicio.

Es así que en base a dicha información, el 11 de mayo de 2021, el grupo GECC Occidente realizo un operativo, donde decomisó 250 bultos de hoja de coca, en posesión del señor Carlos Rivera Chama que se encontraban en el vehículo tipo camión, marca volvo, color rojo, 994-FHL, quien poseía la documentación sin ser productor, ni comerciante al detalle y que fue sorprendido en la localidad de Crucero, entrada a la localidad de Qaqachakas.

Finalmente el mencionado informe señala que según reporte de Inteligencia, el cargamento habría sido devuelto en un 100% por influencia del diputado Freddy Velásquez, causando varias molestias en el sector cocalero”, señala la relación de los hechos.

La Fiscalía también tiene en su poder, afirma el reporte, un informe policial del 10 de marzo de 2022 emitido por el coronel José Manuel Castro Vásquez, Jefe del Departamento Nacional de GECC, quien habría reportado que en reiteradas oportunidades recibió llamadas telefónicas del diputado Freddy Velásquez, para reclamar por los operativos que estaría realizando el grupo GECC.

Más adelante, el documento divulgado señala que el legislador oficialista utilizó su cargo para tener acceso a la base de datos de la Dirección General de Comercialización e Industrialización de la Hoja de Coca (Digcoin), y recabar información sobre cocaleros suspendidos definitivamente. Lo acusan de utilizar esa información para que terceras personas puedan acceder al cupo de la persona suspendida y así una nueva persona pueda realizar la solicitud de sustitución de registro de comercializador.

Estos reportes de Inteligencia de la Policía no constituyen prueba para el diputado, quien dijo que deben existir audios, fotos, o declaraciones de personas que ya fueron acusadas. Manifestó que todo cargamento de coca tiene nombre y que son las autoridades las que deben revelar el control que realizan.