Informe del ITEI dice que muerte de Aramayo es el resultado de una serie de ‘vulneraciones a sus derechos fundamentales’

SE EMITIÓ UN COMUNICADO

Aramayo en un pasado encuentro con medios de comunicación. Foto: La Razón – archivo

Fuente: erbol.com.bo

La muerte del exdirector del Fondo Indígena, Marco Antonio Aramayo, mientras se encontraba internado en un hospital, fue el resultado de una serie de “vulneraciones a sus derechos fundamentales”, según el Instituto de Terapia e Investigación sobre las Secuelas de la Tortura y la Violencia Estatal (ITEI).



A través de un pronunciamiento, la institución recordó la atención psicológica y seguimiento médico que se hizo a su caso desde 2017 con un trabajo de documentación de los hechos de tortura y violaciones a los derechos humanos a las que fue sometido durante los siete años que estuvo detenido preventivamente.

“Su muerte es la trágica conclusión de una serie de vulneraciones a sus derechos fundamentales que han afectado al señor Marco Antonio Aramayo, y que también afectan a las personas privadas de libertad en general. En consecuencia, consideramos urgente rememorar y denunciar estas vulneraciones”, se lee en parte del documento.

Según el ITEI, desde el momento que denunció las irregularidades  del extinto Fondo Indígena en 2015, Aramayo fue “presumido culpable y estigmatizado socialmente por todas las autoridades estatales que se dignaron a aparecer en los medios de comunicación”.

Incluso, de acuerdo con el documento,  cuando tuvo el atrevimiento de responder a las acusaciones de las autoridades gubernamentales, o señalar la responsabilidad de ciertos funcionarios de la institución que dirigía “el castigo fue inmediato”.

“Ya sea con visitas de desconocidos que lo amenazaban de muerte a él y su familia, ya sea con la fila de jueces y fiscales que se presentaron en el penal de San Pedro— con tal de incrementar lo que debía ser un solo proceso hasta alcanzar una cifra absurda de procesos por un mismo hecho”, añade.

El ITEI apuntó al Aparato Judicial de la responsabilidad con relación a lo que sucedió con Aramayo debido a que hizo “caso omiso” del derecho a la presunción de inocencia, “ostentando con orgullo todos los atributos de una justicia ineficiente y corrupta”.

De hecho, la institución aseguró que “nunca han iniciado siquiera una debida investigación” debido a las numerosas irregularidades del desfalco en el exFondo Indígena, donde Aramayo fue acusado por delitos cometidos incluso antes de que sea director y después de haber sido destituido.

“Tan solo hace un par de semanas, el Aparato Judicial daba inicio a nuevos procesos (en los que dictaron medidas cautelares), 7 años después de haber sido apresado. Todo ello con el pleno conocimiento de que el señor Aramayo padecía de hipertensión arterial, y de que su salud empeoraba con cada viaje”, reveló.

El ITEI también responsabilizó de su situación a la Policía, debido a que en los viajes que atravesó “muchos de los escoltas” designados para los viajes lo habrían “torturado”, así como también lo habría hecho el personal de seguridad de diferentes cárceles del país.

“Sufrió de torturas biológicas cuando lo privaron de alimentos, agua y medicamentos durante horas. Sufrió de torturas físicas cuando lo golpearon y lo forzaron a viajar esposado y en posiciones forzadas del cuerpo. Sufrió de tortura psicológica cuando lo amenazaron, extorsionaron, insultaron y humillaron”, sostiene.

Aramayo murió la madrugada de este 19 de abril mientras se encontraba internado en la unidad de terapia intensiva del Hospital Municipal de Cotahuma de la ciudad de La Paz. Sus restos fueron trasladados a Santa Cruz de la Sierra donde serán enterrados por los familiares.