El secretario de la Fiscalía General del Estado, Edwin Quispe, afirmó este miércoles que el exdirector del Fondo Indígena Marco Aramayo, que falleció el martes, contaba con dos sentencias condenatorias, contradiciendo a las declaraciones de su abogado, Héctor Castellón, quien afirmó que cumplía siete años de detención preventiva.

“Con total falta de conocimiento han indicado que Marco Antonio Aramayo hubiera fallecido sin haber obtenido sentencia, es totalmente falso. Nosotros hemos obtenido, en dos procesos, sentencias condenatorias”, dijo Quispe en una conferencia de prensa.

Explicó que, en el primer caso, en el departamento de Tarija, “se ha apelado, a partir de una apelación restringida, una condena de cinco a ocho años (de privación de libertad), por los delitos de conducta antieconómica, incumplimiento de deberes y contratos lesivos al Estado”.

Mientras que la segunda condena emitida en contra de Aramayo “es en el departamento de Santa Cruz, con la pena privativa de libertad de cinco años, por los delitos de contratos lesivos al Estado e incumplimiento de deberes”.

Quispe negó que se hayan abierto 256 procesos en contra de Aramayo, como se dijo públicamente. Aclaró que en el Ministerio Público están registraron un total de 95 procesos que se seguían contra del exdirector del Fondo Indígena, de los cuales 36 han sido cerrados (34 con rechazo y dos con sobreseimiento). Es decir, ahora, según el secretario de la Fiscalía, hay 59 procesos activos.

“No se piense que los procesos (de investigación) van a ser cerrados a partir de la muerte de Marco Antonio Aramayo, no nos olvidemos que la responsabilidad penal es intuito persona, y no solo en los procesos, han sido muchas otras personas investigadas y convocadas” agregó el funcionario judicial.

Por su parte, el fiscal departamental de La Paz, William Alave, informó que más de 400 personas son investigadas en aproximadamente 96 casos abiertos por el presunto desfalco millonario al Fondo Indígena.

Las investigaciones por la supuesta corrupción en el Fondo Indígena está nuevamente en la agenda política y mediática del país tras la muerte de su exdirector Marco Antonio Aramayo.

Su abogado, Héctor Castellón, anunció el martes que acudirá a instancias internacionales para “esclarecer la violación a sus derechos humanos”.

Aramayo, que denunció este hecho de presunta corrupción, estuvo detenido desde 2015 en la cárcel de San Pedro, y, desde allí, enfrentó una serie de procesos judiciales y finalmente falleció el martes en el Hospital Cotahuma de La Paz, donde se encontraba internado en terapia intensiva durante tres días.