Las dragas que buscan oro se expanden al Beni luego de afectar los ríos de La Paz

Las embarcaciones pasan por Rurrenabaque para llegar a Riberalta. Antes estuvieron en el norte de La Paz.

 

 

 

 

Ivan Alejandro Paredes

Una draga colombiana pasó la semana pasada por el río Beni en el municipio de Rurrenabaque, en Beni. Atracó en esa localidad para abastecerse de combustible y alimentos para seguir su curso hacia Riberalta. Con esta incursión se demuestra que la minería ilegal se expande a diferentes zonas sin ningún control estatal.  

Alex Villca Limaco, portavoz de la Coordinadora Nacional de Defensa de los Territorios Indígenas Originarios Campesinos y Áreas Protegidas de Bolivia (Contiocap), denunció que las dragas chinas y colombianas dejan el norte de La Paz para llegar a zonas benianas con el fin de extraer el metal precioso.

“Lo cierto es que se está sentando un mal precedente al dejar pasar dicha draga (colombiana) sin mayores inconvenientes sabiendo que gran parte de los operadores mineros en Bolivia, que es un 85%, son ilegales. Nada raro que a partir de ahora empiecen a desfilar más dragas chinas y colombianas aguas abajo del río Beni, lo cual es una amenaza a la vida de los pueblos indígenas y la naturaleza”, lamentó Villca.

Las dragas tienen la función de extraer material del fondo y riberas de las zonas acuáticas. Estos equipos, para el caso de la minería aluvial, tienen la función de extraer el material que contiene el oro. En la zona del río Kaka, en el norte de La Paz, existen más de 100 dragas que están operando sin control estatal. La mayoría de estas embarcaciones son operados por ciudadanos chinos, pero también hay colombianos.

Control social

“Acá, la sociedad civil debe ejercer mayor presión, porque esperar que las autoridades gubernamentales, en sus distintos niveles, accionen temas contundentes para solucionar estos problemas, parece que no lo van a hacer. Entonces, nuestra única esperanza es que el pueblo se organice y exija a estas autoridades que solamente cumplan su trabajo”, remarcó Villca.

Al respecto, la senadora Cecilia Requena, de filas de Comunidad Ciudadana (CC), lamentó que no existe control estatal a las embarcaciones con dragas instaladas que pasan por los ríos amazónicos. La legisladora llamó a sus colegas del Movimiento Al Socialismo (MAS) a unir fuerzas para fiscalizar las acciones de las cooperativistas en la Amazonía.

“Lo primero que se debe hacer es usar imágenes satelitales para identificar las dragas. Dicen que no saben, pero en el río Kaka hay muchísimas. Esas dragas están a la vista y sin el Estado no quiere ver es otra cosa. También hay que eliminar el uso del mercurio, no hay control para el uso del mercurio para la explotación del oro. Todo está tan claro y se ve que todo está mal. Ojalá que el Gobierno pueda escuchar”, dijo Requena.

El ministro de Minería, Ramiro Villavicencio, anunció controles en los ríos del norte de La Paz, pero a la fecha no se los conoció.

Según un estudio realizado por el investigador Fabricio Gonzales Araníbar, la mitad del oro que sale del país lo hace sin ningún control estatal. Esta investigación revela que en 2009  las cooperativas mineras producían tres toneladas y media de oro, pero en la gestión 2017 esta cantidad ascendió a 23,8 toneladas. Existe contrabando de oro sin ganancia para el Estado.