Rubén Costas dice que no teme ir a la cárcel y advierte que hay una campaña para dividir a la institucionalidad cruceña

El exgobernador cruceño sostuvo que la vez que tuvo un acercamiento con Luis Fernando Camacho fue cuando Demócratas dio un paso al costado en las elecciones departamentales.

El exgobernador cruceño Rubén Costas volvió a la palestra para señalar que no teme ir a la cárcel y advierte que hay una campaña para dividir a la institucionalidad cruceña. Así lo dijo en una entrevista con el programa Influyentes, de EL DEBER Radio.

Costas dijo que el ciudadano peruano Wálter Chávez estaría detrás de las denuncias que pesan en su contra y que impulsa la actual administración departamental, comandada por Luis Fernando Camacho. 

Si bien no tiene constancia del trabajo realizado entre los dos últimos aludidos, el líder de Demócratas manifestó que existen pruebas que fueron puestas sobre la mesa por parte de antiguos allegados a Creemos y parlamentarios que se refirieron a esta situación.

En este sentido, y en medio de un proceso que enfrenta el líder del partido verde por un supuesto desvío de fondos de la Gobernación para financiar la campaña de Roly Aguilera por la Alcaldía, Costas dejó entrever que este escenario se daría por una supuesta intención de querer dividir la institucionalidad cruceña, fue aquí  donde apuntó a Wálter Chávez.

En 2020, dos hombres que trabajaron en la campaña de Luis Fernando Camacho, Ronald Maclean y Héctor Montero, confirmaron, por separado, que el que fuera jefe de campaña de Evo Morales, el peruano Wálter Chávez era el asesor  de Luis Fernando Camacho.

Costas sostuvo que el proceso de la publicidad fantasma tardó menos de seis horas en levantarse, tras la denuncia pública de la Gobernación y manifestó que la propia empresa encargada de impulsar la publicidad reconoció que hubo errores en el lanzamiento de información sobre dichas campañas en redes sociales (versión que fue cambiada semana después).

El líder de Demócratas reclamó un debido proceso respecto a esta denuncia, que no es la única que emerge desde la administración de Creemos, ya que también se denunció una supuesta falta de pago de los servicios de agua y electricidad de la Villa deportiva cruceña y otro por el extravío de un disquete con información de la Gobernación.

Costas manifestó que no denuncia sin tener pruebas, pero que existen secretos a voces sobre el perfil que maneja la estrategias de Camacho y fue ahí que mencionó a Wálter Chávez.

Vea la entrevista completa:

«Se lo negaron a muerte cuando estaban en campaña y después lo reconocieron. Me remito a las pruebas», manifestó Costas, en referencia a los disidentes de Creemos y otras fuerzas políticas como Comunidad Ciudadana. «Wálter Chávez es el que maneja todo, es el que da las consignas y quien hace todas las estrategias», complementó.

El exgobernador de Santa Cruz también refirió que no ha visto y no le consta la relación entre Chávez y Camacho, sino a las denuncias que fueron expuestas, la más reciente la de la diputada Luisa Nayar.

«Es parte de la campaña, hacer que Rubén Costas muera civilmente, y no debería haber preocupación porque no hay intención de que yo vuelva a la Gobernación», expresó.

Ante este escenario, sostuvo que hay una campaña para debilitar a la institucionalidad cruceña y que el masismo y el presidente Luis Arce Catacora han perdido el respeto hacia Santa Cruz. Dijo que los llamados que se hacen desde el departamento para atender los temas que competen a la región.

«¿Usted cree que este señor (Wálter Chávez), que ha sido un estratega brillante del MAS, no le parece que lo mínimo que no tiene que hacer es ser asesor del gobernador de Santa Cruz?, ¿no cree que los del MAS lo hubieran hecho meter preso?», cuestionó el líder de Demócratas.

Costas también señaló que la vez que tuvo un acercamiento con Luis Fernando Camacho fue cuando Demócratas dio un paso al costado en las elecciones departamentales y por ello hubo una transición limpia. Incluso Camacho visitó a Costas en su oficina de gobernador. Llegaron a un acuerdo, pero no hubo ni un pacto ni alianzas.

«Si tengo que ir a la cárcel, voy a ir con la frente en alto, con la conciencia limpia de saber que he cumplido con el pueblo», expresó Costas, a tiempo de exhortar a zurcir heridas para armonizar la arena política cruceña.