El ministro de Salud, Jeyson Auza, informó este lunes que del total de la población que recibió la vacuna contra el COVID-19 en el país, solo el 0,074% tuvo efectos leves.

Señaló que de acuerdo con un estudio estadístico elaborado con los datos del Sistema Nacional de Información en Salud (SNIS), entre el 1 de junio de 2021 y el 15 de marzo de 2022, en Bolivia no se presentaron decesos a causa de la inmunización.

Acotó que estos datos desvirtúan las declaraciones de grupos antivavunas «que decían que dos meses después de aplicada la dosis se tendría consecuencias fatales».

«Se aplicaron en el país 11.245.949 dosis en este tiempo, desde el 1 de junio de 2021 hasta el 15 de marzo de 2022, solo 8.415 han registrado efectos secundarios leves”, apuntó.

Según Salud, en La Paz solo 0,009% de los vacunados tuvo efectos secundarios, en Oruro el 0,053%, Pando 0,053%, Potosí 0,013%, Santa Cruz 0,072%, Tarija 0,034%, Chuquisaca 0,8%, Cochabamba 0,003% y Beni con 0,004%.