Ante el fracaso de sus operaciones militares, Rusia opta por atacar escuelas y hospitales para debilitar la determinación ucraniana

Lo asegura el último balance del Ministerio de Defensa del Reino Unido, que analiza la estrategia rusa durante esta nueva etapa de la guerra

Fuente: Infobae

El último balance realizado por el Ministerio de Defensa del Reino Unido afirma que, ante el fracaso de sus operaciones militares, Rusia optó por atacar escuelas y hospitales para debilitar la determinación de los ucranianos durante la invasión.

“A pesar de que las operaciones terrestres rusas se centran en el este de Ucrania, los ataques con misiles continúan en todo el país mientras Rusia intenta obstaculizar los esfuerzos de reabastecimiento de Ucrania”, afirma la organización británica.



Y continúa: “A medida que las operaciones rusas han fallado, se han seguido atacando objetivos no militares, como escuelas, hospitales, propiedades residenciales y centros de transporte, lo que indica la voluntad de Rusia de atacar la infraestructura civil en un intento de debilitar la determinación de Ucrania”.

Por otra parte, analizan que “el continuo ataque a ciudades clave como Odessa, Kherson y Mariupol destaca su deseo de controlar completamente el acceso al Mar Negro, lo que les permitiría controlar las líneas de comunicación marítima de Ucrania, lo que afectaría negativamente su economía”.

Funcionarios ucranianos denunciaron que los militares rusos continúan golpeando la infraestructura ferroviaria en todo el país.

Oleksandr Kamyshin, jefe de los ferrocarriles ucranianos, dijo que los ataques rusos de este martes golpearon seis estaciones de ferrocarril en las regiones centrales y occidentales del país, provocando fuertes daños.

Una escuela bombardeada en Kramatorsk (REUTERS/Jorge Silva)Una escuela bombardeada en Kramatorsk (REUTERS/Jorge Silva)

Indicó, además, que al menos 14 trenes sufrieron retrasos debido a los ataques.

El gobernador de la región de Dnipro, Valentyn Reznichenko, informó que los misiles rusos alcanzaron la infraestructura ferroviaria de la zona, dejando una persona herida e interrumpiendo la circulación de los trenes.

El ejército ucraniano también informó de ataques a las vías ferroviarias en la región de Kirovohrad, y comunicó que se reportaron víctimas no especificadas.

Los ferrocarriles ucranianos desempeñaron un importante papel en el traslado de personas, mercancías y suministros militares durante la guerra, ya que las carreteras y los puentes han resultado dañados.

El pasado lunes 25 de abril el Ejército ruso llevó a cabo un masivo ataque contra cinco estaciones de tren en el centro y el oeste de Ucrania, dejando al menos 5 muertos y 18 heridos, lo que confirma el intento de Moscú de “destruir sistemáticamente” las infraestructuras del país, según los responsables de los ferrocarriles ucranianos.

Por su parte, al menos 50 personas murieron, entre ellos cuatro niños, y otras 100 resultaron heridas el pasado 8 de abril en un ataque con cohetes contra la estación de Kramatorsk, ciudad del este de Ucrania, donde centenares de personas esperaban un tren para salir de la región.

La semana pasada, tras la destrucción de un puente vial y ferroviario, un asesor del ministerio del Interior ucraniano denunció que las tropas de Putin bombardean puentes y vías férreas para ralentizar el suministro de armas occidentales.

Los suministros de armamento occidental a Ucrania preocupan claramente a Rusia, que ve al ejército cada vez mejor pertrechado.

(Con información de AP y EFE)