Bruselas recorta al 2,7 % su previsión para el PIB de la eurozona en 2022

La previsión fue rebajada debido a las consecuencias de la guerra en Ucrania, y la Comisión Europea pronostica una inflación media del 6,1% para 2022.

Eurobanknoten Fuente: dw.com

La Comisión Europea recortó este lunes (16.05.2022) más de un punto su previsión de crecimiento del producto interior bruto (PIB) de la eurozona en 2022, hasta el 2,7 % desde el 4 % que proyectó en febrero, por el impacto de la guerra rusa en Ucrania, y estima que la inflación media este año alcanzará el 6,1 %.



De forma idéntica, la expansión económica este año para el conjunto de la Unión Europea  también lo sitúa en el 2,7 %, lo que supone de nuevo una rebaja de 1,3 puntos porcentuales, mientras que el crecimiento de los precios en el bloque será del 6,8 %, según las previsiones de primavera del el Ejecutivo comunitario.

Para el ejercicio de 2023, Bruselas prevé que el crecimiento del PIB será del 2,3 % tanto en la zona euro como en los Veintisiete, así como que la inflación se moderará hasta el 2,3 % y el 3,2 %, respectivamente.

Bruselas argumentó esta actualización a la baja por los «nuevos retos» que ha provocado la invasión de Ucrania ante unas perspectivas económicas que antes de la guerra pronosticaban una expansión «prolongada y robusta».

En concreto, las autoridades comunitarias señalan que la guerra «está exacerbando los vientos de cara a los que ya se enfrentaba el crecimiento» económico a través del aumento del precio de materias primas, especialmente la energía, y de nuevos problemas en la cadena de suministros.

«La invasión rusa de Ucrania está causando un sufrimiento y una destrucción sin precedentes, pero también está afectando a la recuperación económica de Europa. La guerra ha derivado en un aumento de los precios energéticos y ha causado más problemas en las cadenas de suministro, por lo que la inflación se mantendrá ahora alta por más tiempo», resumió el comisario de Economía, Paolo Gentiloni.

En cuanto al incremento de los precios, las nuevas previsiones incluyen una «considerable» revisión al alza en comparación con el cálculo de febrero, que para 2022 era de 3,5 % en el área de la moneda común, por lo que la inflación esperada ahora del 6,1 %.

No obstante, los servicios económicos del Ejecutivo comunitario creen que los precios alcanzarán su pico en el segundo trimestre de este año, con una tasa interanual del 6,9 %, para posteriormente «bajar gradualmente» con el curso de los meses.

Por países, los que registrarían un mayor crecimiento económico según las previsiones de Bruselas serían Portugal (5,8 %), Irlanda (5,4 %), Malta (4,2 %), España (4 %), Austria (3,9 %) y Eslovenia y Polonia (3,7 %).

Por el contrario, los socios del bloque con las tasas de expansión económica más moderadas en 2022 serían Estonia (1 %), Alemania y Finlandia (1,6 %), Lituania (1,7 %),  República Checa (1,9 %) y Bélgica y Letonia (2 %).

Pero en cualquier caso, la Comisión Europea advierte de que los «riesgos» para la economía europea dependen «enormemente» de la evolución de la guerra y «en especial» de su impacto en los mercados energéticos.

De hecho, el análisis de Bruselas incluye un escenario mucho más severo caracterizado no sólo por unos precios energéticos incluso por encima de lo esperado, sino también por un «corte completo» en el suministro de gas desde Rusia que absorbería prácticamente todo el crecimiento del PIB en la zona euro, puesto que lo encogería hasta el 0,2 % este año y dispararía la inflación por encima del 9 %.

CP (efe, afp)