Cerca de medio centenar de camiones con diésel pasan a diario de Argentina a Bolivia

El interventor de Salvador Mazza se encontraba varado, a la espera de conseguir un par de litros para continuar viaje, mientras observaba decenas de tanques cargados pasar hacia la frontera.

​Fuente: eldeber.com.bo

En Argentina están sorprendidos por la cantidad de camiones con diésel que pasan Bolivia. Más todavía ante la escasez de diésel en Argentina, especialmente en el noroeste los ojos de los salteños están afinados. El interventor de Salvador Mazza, Adrián Zigarán, publicó en las redes sociales un dato llamativo: “40 camiones pasan por día a Bolivia llevando diésel… sin embargo en Argentina no tenemos”, según reporta el diario argentino El Tribuno.

La escasez de este combustible desencadenó en las últimas semanas en una escalada especulativa, que se tradujo en los precios del surtidor. La situación obligó a la importación de combustibles en buques para normalizar el abastecimiento interno. Al mismo tiempo se denuncia la fuga del preciado gasoil por la frontera.

En diálogo con El Tribuno, el funcionario explicó: “Muchos de los camiones de bandera boliviana se abastecen en Campo Durán y Córdoba, por lo que provienen de refinerías nacionales; mientras otros lo hacen en Campana, San Nicolás y San Lorenzo. Estos podrían estar transportando mercadería en tránsito; es decir que sería combustible que Bolivia compra a otros países, como Venezuela, que llega en buque hasta los puertos y desde allí trasladada en camiones a destino”.

En el norte, la escasez es crítica

En San Martín y Orán la falta del combustible afecta profundamente al sistema productivo local y a la vida diaria en general. “A Salvador Mazza llega un camión con diésel y al poco tiempo no queda una gota, por lo que normalmente estamos cuatro días a la semana sin diésel. Esta situación hace que debamos trasladarnos a otras localidades para abastecernos, pero en todos lados pasa lo mismo. Los departamentos San Martín y Orán están padeciendo el mismo faltante”, contó Zigarán.

En Bolivia también falta diésel, el transporte pesado se ha declarado en emergencia y el Gobierno admite que enfrenta problemas de logística que atrasan la entrega del combustible. El lunes, el ministro de Hidrocarburos, Franklin Molina, dijo que la guerra en Rusia, las obras que se ejecutan en Puerto Arica y los bloqueos en territorio nacional también inciden en la cadena de distribución.