Comcipo vincula estampida en “U” potosina con el dirigente Max Mendoza

Mendoza, de 52 años, es el máximo dirigente de la Confederación Universitaria Boliviana (CUB) y figura como estudiante en la universidad pública por más de 30 años.

  • Max Mendoza, dirigente de la CUB, está en la universidad boliviana por 33 años. | APG

 

Fuente: Los Tiempos
Wilson Aguilar

La secretaria Ejecutiva del Comité Cívico Potosinista (Comcipo), Roxana Graz, en torno a la estampida con cuatro muertes en la Universidad Autónoma Tomas Frías (UATF), dijo que “se tiene un representante universitario que es Max Mendoza (militante del Movimiento Al Socialismo), que, a título de ser nombrado primer secretario a.i., además de tener un sueldo determinado, se cree que esté intentando evitar que se realice este congreso de universidades y es ahí que sus brazos operadores han llegado hasta el universitario Mauricio Quintanilla, quien quería postularse a ser dirigente de la nueva FUL, pieza clave de Mendoza”, señaló.



Los Tiempos intentó comunicarse con Max Mendoza para conocer su respuesta a las denuncias de Graz, pero no respondió a las llamadas telefónicas.

Las disputas políticas internas en las universidades públicas, la ambición de mantenerse en cargos dirigenciales y prorrogarse en puestos para seguir lucrando a nombre de los estudiantes serían los elementos que incidieron en el desenlace fatal del pasado lunes en una asamblea estudiantil de la UATF de Potosí, cuando murieron cuatro universitarias.

Según la denuncia de Graz, uno los interesados en mantenerse en esos espacios dirigenciales de poder sería Max Fernando Mendoza Parra, ejecutivo de la Confederación Universitaria Boliviana (CUB) y estudiante en la universidad pública por más de 30 años.

Mendoza tendría el objetivo de impedir que se realice el XIII Congreso Nacional de Universidades, oportunidad en que se renovarán las dirigencias del Comité Ejecutivo de la Universidad Boliviana (CEUB) y la CUB, según la dirigente potosina.

Con sueldo

De acuerdo con datos obtenidos por Los Tiempos en 2017, Mendoza figuraba como estudiante regular de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS) desde 1989 hasta ese año.

En primera instancia, ingresó a la carrera de Ingeniería Industrial en 1989 hasta 2003, donde aprobó 33 de 153 materias cursadas; posteriormente, se inscribió a la carrera Ciencias Jurídicas, donde, desde 2014 hasta 2017, aprobó dos de 66 materias cursadas.

Considerando este periodo, sin tomar en cuenta los otros cinco años, Mendoza, que cuenta con 52 años actualmente, estuvo en la universidad 28 años, y hasta este 2022 serían 33 años de estudiante, si continúa con su carrera.

Lo llamativo es que este dirigente de acuerdo con una boleta de pago del CEUB tiene un sueldo de más de 21 mil bolivianos.

Declaración Jurada

Según la Contraloría General del Estado, Max Mendoza presentó su declaración jurada de bienes y rentas el 26 de mayo de 2021 como funcionario del Comité Ejecutivo de la Universidad Boliviana.

En la declaración especifica que no tiene bienes, pero sí deudas por 401.200 bolivianos y rentas por 274.351,61 bolivianos.

Cercano a Evo Morales

Después de la crisis de 2019, el dirigente de la CUB Mendoza, afiliado al MAS desde 2018, buscó contactarse con Evo Morales, entonces autoexiliado en Argentina.

Según el Diario OK de España, Mendoza escribió a Noemí (supuesta pareja de Morales) el 9 de abril de 2020: “Buenas noches, compañera. Mi nombre es Max Mendoza. Soy presidente de la CUB. Quiero hablar con el jefe”. Noemí le respondió: “Buenas noches, compañero. Discúlpame, ya no estoy en Buenos Aires. Comunícate con su secretaria Lourdes”. Seguidamente, Noemí envió a Mendoza el teléfono de la asistente personal de Evo Morales.

Acusan a Mendoza de trabajar para el MAS

El actual ejecutivo de la Confederación Universitaria Boliviana (CUB), Max Mendoza Parra, identificado con el Movimiento Al Socialismo (MAS), participó en el proceso de selección del fiscal general del Estado, oportunidad en que la Asamblea eligió a Juan Lanchipa. También es denunciado por acoso y ahora integra el presidium para el desarrollo del XIII Congreso Nacional de Universidades.

El diputado por Comunidad Ciudadana (CC) Marcelo Pedrazas lamentó que la injerencia del partido azul en las universidades provoque duelo en la familia boliviana.

“Trabajan en beneficio de sus estructuras políticas y por eso tenemos personajes que se dedican a vivir de la universidad de estos cargos ejecutivos y no permitir una renovación, lo que sucede con Max Mendoza”, manifestó.

Cuestionó que Mendoza continúe en la universidad, “una persona que ha generado violencia y es acusado por acoso”, dijo.

Otro escándalo se desató con la elección de la Federación Universitaria Local (FUL) de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) en 2018, que recayó en Álvaro Quelali, de 45 años.

Se denunció que se eligió a una FUL “trucha” porque de las 57 carreras que tiene la UMSA no votaron 30.

Quelali, afín al partido del MAS, viajó a Cuba con un grupo y gastó medio millón de bolivianos. Se dice que es dirigentes desde 2002.

Violencia en el congreso de Beni

De acuerdo con informes de agosto de 2017, Max Mendoza como dirigente universitario promovió una serie de incidentes en la Conferencia de Universidades realizada en Trinidad, Beni.

Refieren que encabezó hechos vandálicos a raíz de pugnas por la dirección estudiantil nacional (CUB). En esa ocasión, el entonces rector y dirigentes de San Francisco Xavier fueron golpeados por un grupo liderado por Mendoza.

El entonces dirigente de la FUL de San Francisco Xavier, Jorge Mendieta, señaló que de Sucre viajaron 15 personas y, al solicitar su acreditación para participar de la conferencia, Mendoza, a quien desconocen, les agredió.