Luego de conocerse una nueva postergación de la reapertura del Hospital de Montero, el viceministro de Gestión del Sistema Sanitario, Álvaro Terrazas, aseguró que hubo un retraso debido a que no se presupuestó dinero para su funcionamiento. No obstante, estimó que el plazo definitivo sea hasta mediados de julio.

“El plazo fenecía esta semana, pero hay elementos administrativos que han retrasado. Se ha prolongado hasta finales del siguiente mes para iniciar actividades, quizás, a mediados de julio”, dijo la autoridad, al remarca que hay una “ultimátum”, una “presión social” para que esto no sobrepase de los 40 días.

Entrevistado en La Razón Radio, Terrazas explicó que hubo contrariedades con la Gobernación de Santa Cruz y que cuesta entenderse cuando se construyen hospitales de esta índole. “Un problema común en gobernaciones es que no presupuestan el funcionamiento de nuevos hospitales”, sostuvo sobre Cochabamba, La Paz y Sucre, como ejemplos.

“En el caso de Montero, el 1 de junio está ingresando junto con los hospitales del resto del país para poder recibir los recursos del SUS (Sistema Único de Salud), que son 28 millones de bolivianos que tiene previsto para su funcionamiento”.

Terrazas explicó que el Ministerio de Salud cuenta con 156 ítems asignados para el hospital, que se suman a las 30 personas que trabajan actualmente en el cuerpo directivo, además de 70 de la parte administrativa por parte de la gobernación, con lo cual ya funcionaria el nosocomio.

Resaltó que el principal problema con los hospitales que reciben recursos del SUS es que no se inscriben sus presupuestos. “Las gobernaciones pecaron y no previeron. Nosotros sí habíamos designado el presupuesto. Ese en un patrón que se puede encontrar en La Paz, por ejemplo. Necesitamos que hagan sus inscripciones de presupuestos”, enfatizó sobre el perjuicio que hay en ese punto.

Con lo expuesto, Terrazas no se animó a especificar una fecha para la reapertura, aunque aseguró que hay una presión social natural para la apertura. “Entonces hay un ultimátum de Montero y del norte integrado cruceño para que no sea más allá de julio. Estimamos que el 15 de julio es un plazo definitivo para poder abrir el hospital”.

También se refirió a buenas noticias para Chuquisaca con la entrega equipamiento para el hospital en Culpina. “Falta cerca de un 20% y prácticamente ya lo consideramos como entregado”, y otro nosocomio en Monteagudo, cuyo diseño arquitectónico está en primera etapa. “Esperamos que a fin de gestión entremos en la etapa de construcción como tal”.

También está el hospital de Lajastambo, de tercer nivel, cuya infraestructura “está prácticamente concluida y con un 50% del equipamiento del hospital. Falta el 50%, que está en proceso de adquisición”.

Este contará con 212 camas y ofrecerá un fuerte componente para resolver patología relacionadas a enfermedades del corazón.