El repentino cambio de estrategia de la defensa de Amber Heard en el juicio con Johnny Depp

La ex pareja se enfrenta en los tribunales por un caso de difamación

Fuente: Infobae

El equipo legal de Amber Heard anunció que no volverá a llamar a Johnny Depp al estrado en el juicio que se lleva a cabo en Fairfax, Virginia.



No les queda mucho tiempo y los abogados de Amber Heard consideraban en gran medida que Johnny Depp era incontrolable como testigo. Muchos observadores legales creen que lo hizo bien en el estrado”, escribió la corresponsal de Law & Crime, Angenette Levy.

Depp está demandando a su ex esposa por USD 50 millones a raíz de una columna que ella escribió en 2018 para The Washington Post, en el que no lo nombra, pero se describe a sí misma como “una figura pública que representa el abuso doméstico”. Heard, por su parte, presentó una contrademanda, solicitando USD 100 millones de indemnización.

Esta semana los defensores de la actriz sumaron el testimonio de una ex agente del actor que lo hundió.

Tracey Jacobs aseguró que el actor tenía un “comportamiento errático” en los rodajes que hizo que perdiera muchos trabajos. La manager es una de las principales agentes de United Talent Agency que representó a Depp hasta su despido, en 2016.

En los tribunales, sostuvo que el actor fue complicando su posibilidad de trabajar por su “mal comportamiento”. En una declaración grabada en video, Jacobs explicó que empezó a tener complicaciones con Depp durante los últimos 10 años de su trabajo con el actor. En ese lapso, el artista solía llegar muy tarde a los rodajes, lo que le dio una reputación mala que le dificultó conseguir trabajos para él.

Además confirmó que, en un momento, le pidió a la agencia que lo representaba unos 20 millones de dólares porque necesitaba dinero debido a la gran cantidad de gastos que debía solventar.

Se espera que esta semana concluya la fase de testimonios y alegatos de ambas partes. Posteriormente, el jurado deliberará hasta alcanzar un veredicto.

Kate Moss testificará a favor de su ex novio en el juicio por difamación contra Amber Heard (Reuters)

El repentino cambio de estrategia de la defensa de Heard se produjo horas después de conocerse que Kate Moss, que tuvo una relación sentimental con Depp en los 90, está dentro del grupo de testigos que dará su testimonio esta semana.

Una fuente cercana a Depp, de 58 años, confirmó a la revista People que la modelo británica, de 48 años, hablará a favor de su ex pareja ante la corte en Fairfax, Virginia, a través de un enlace de video el miércoles. Un testimonio que se esperaba desde el inicio del proceso legal, que es televisado en los Estados Unidos con altos niveles de audiencia.

Moss, ex novia de Depp, fue mencionada por Heard, de 36 años, a principios de este mes cuando subió al estrado, mientras relataba un supuesto altercado con Depp en la que estaba presente también su hermana, Whitney Henriquez, ocurrida en marzo de 2015.

Mientras repasaba una escena de abuso que, contó, vivió con Depp, Heard dijo tener constancia de que su ex pareja había ejercido violencia física contra la modelo mientras eran pareja. Mientras relataba un supuesto hecho de violencia entre ellos en una escalera, dijo: “Simplemente, en mi cabeza, instantáneamente pienso en Kate Moss y las escaleras”.

En 2020, la actriz de “Aquaman” afirmó que Depp empujó a Moss por una escalera mientras salían en la década de 1990. Durante el juicio por difamación de 2020 en el Reino Unido entre Depp y el periódico inglés The Sun, Heard dijo: “Él empujó a Kate Moss por las escaleras, escuché esto de dos personas, y esto estaba fresco en mi mente”.

En noviembre de 2020, Depp perdió su demanda por difamación en el Reino Unido contra el tabloide The Sun por llamarlo “golpeador de esposas”.

La juez del caso, Penney Azcarate, programó los argumentos de cierre para el 27 de mayo, tras lo cual quedará en manos de los siete miembros del jurado (Reuters)

Una experta de la industria del entretenimiento, Kathryn Arnold, testificó el lunes que Amber Heard perdió entre 45 y 50 millones de dólares por las afirmaciones de que fingió acusaciones de violencia doméstica contra su ex esposo.

“En la industria, les gusta su trabajo”, dijo Arnold. “Pero no pueden trabajar con ella en este momento”.

Arnold comparó las ganancias de Heard con una serie de otros actores (Jason Momoa, Ana de Armas, Gal Gadot, Zendaya y Chris Pine) para sacar conclusiones sobre cómo podría haber sido la trayectoria de su carrera, si no fuera por las declaraciones del abogado de Depp, Adam Waldman.

Heard ganó USD 1 millón por su papel de Mera en “Aquaman” en 2018, y USD 2 millones por “Aquaman 2″, que se estrenará el próximo año. Heard afirmó que tuvo que “luchar” para permanecer en la secuela y dijo que su papel se redujo significativamente. Arnold testificó que Heard debería haber podido renegociar su salario de “Aquaman 2″ por USD 4 millones o más, pero no pudo porque no tenía influencia.

En el contrainterrogatorio, el abogado de Depp, Wayne Dennison, discrepó con Arnold, sugiriendo que los actores son más famosos que Heard.

Dennison señaló que el daño a la carrera de Heard podría deberse a la prensa negativa relacionada con el juicio por difamación de 2020 en el Reino Unido. El abogado del actor también argumentó que Depp no es responsable de la campaña negativa en las redes sociales dirigida a Heard.

El presidente DC Films, Walter Hamada, dijo en una declaración pregrabada que se mostró ante los jurados el martes que Amber Heard y el coprotagonista de “Aquaman”, Jason Momoa, no tenían mucha química.

“Realmente no tenían mucha química juntos”, dijo.

Hamada le dijo al jurado que el papel de Heard como Mera en “Aquaman 2″ no fue reducido y que su breve participación fue planeada desde el principio.

“¿Se redujo su papel alguna vez por alguna razón?”, le preguntó el abogado de Depp, Ben Chew, a Hamada. “No”, respondió.

Arnold testificó el lunes que Heard debería haber podido negociar un aumento salarial significativo para la segunda película debido al éxito de la primera.

Pero Hamada dijo que la política del estudio era no renegociar los contratos.