El Scheherazade, un superyate vinculado a Putin, está listo para zarpar de Italia con rumbo desconocido

La lujosa embarcación, valorada en 700 millones de dólares, se encuentra en dique seco cerca de Massa, un lujoso balneario de la Toscana, uno de los destinos favoritos de los multimillonarios rusos

Fuente: Infobae

El Scheherazade, un superyate de lujo que la inteligencia estadounidenses vincula a Vladimir Putin, fue reparado y reabastecido con combustible y podría zarpar en cualquier momento de un puerto italiano.

El yate de 140 metros de eslora, valorado en 700 millones de dólares, se encuentra en dique seco cerca de Massa, un lujoso balneario de la mágica Toscana, a pocos kilómetros de las famosas canteras de mármol de Carrara y de Forte dei Marmi, uno de los destinos favoritos de los multimillonarios rusos.



Según el The New York Times, la embarcación podría zarpar del puerto en cualquier momento. Al yate le quitaron las pantallas protectoras de plástico en las cubiertas del yate y se cargó con combustible y otros suministros, dejando así todo listo para un largo viaje en altamar.

De acuerdo con un ex miembro de la tripulación, un vez que estaba abordo del Scheherazade escuchó una conversación en la que afirmaban que el dueño del yate era Putin. Esta información fue también confirmada por la inteligencia estadounidense.

Mientras tanto, la Policía italiana investiga la titularidad del superyate atracado en la Toscana para esclarecer a quién en realidad pertenece.

Scheherazade. REUTERS/Jennifer Lorenzini

Varios yates pertenecientes a magnates rusos han sido incautados en Europa desde la invasión rusa de Ucrania a finales de febrero, pero confiscar el “Shererazade” sería sin duda un golpe espectacular si se comprueba que pertenece al líder ruso.

El Scheherazade fue sometido desde hace varios meses a mantenimiento en el astillero de la empresa The Italian Sea Group.

Para Cesare Cucurnia, un jubilado de 83 años, su presencia despierta curiosidad. “No sabemos quién es el propietario. Con seguridad no es una persona pobre. Probablemente es Putin”, comenta mientras camina por el malecón.

”Estamos en fase de profundización, en general la más complicada. Estudiamos las actas. No siempre es fácil atribuir la propiedad” de una embarcación, sobre todo porque en muchos casos están a nombre de testaferros, lo que dificulta la identificación del verdadero propietario o beneficiario, explicó una autoridad italiana a cargo del caso.

Fabricado en 2020 en los astilleros alemanes Lürssen, el yate cuenta con dos plataformas para helicópteros, una piscina, una sala de cine y una batería antidrones, según los administradores de la página SuperYachtFan, quienes se presentan como periodistas especializados en investigaciones.

Según la prensa, el Scheherazade, que enarbola la bandera de las Islas Caimán, pertenece a una empresa registrada en las Islas Marshall. Su capitán es británico, pero el resto de la tripulación era rusa, reveló el equipo del disidente ruso encarcelado Alexei Navalny, en un video publicado en YouTube, en el que atribuyen la propiedad del megayate a Vladimir Putin.

El Scheherazade está valorado en 700 millones de dólares

Según ellos, varios miembros de la tripulación pertenecen al FSO, organismo encargado de proteger a importantes personalidades rusas. Para The New York Times, las autoridades estadounidenses tienen material que vincula al presidente ruso con el lujoso barco, el cual realizó dos viajes, en 2020 y 2021, a la localidad costera de Sochi, a orillas del Mar Negro.

La firma The Italian Sea Group aseguró que todo ello es falso. “La propiedad de Scheherazade no puede ser atribuida al presidente ruso Vladimir Putin”, reaccionó en un comunicado, en el que cita “la documentación en su poder y los resultados de los controles realizados por las autoridades competentes”.

Entrevistado por The New York Times, el capitán del “Scheherazade” sostuvo que nunca había visto al presidente ruso a bordo, aunque se negó a revelar el nombre del propietario, debido a que tiene la obligación por contrato de mantener la reserva. Por casualidad o en una maniobra desesperada, toda la tripulación fue reemplazada en marzo.

La tripulación estaba compuesta exclusivamente por rusos. Y de repente, toda la tripulación fue remplazada por personal con nacionalidad británica”, contó a la AFP Paolo Gozzani, secretario general de la confederación sindical CGIL de Massa.