La OTAN en 10 preguntas

La Organización del Tratado del Atlántico Norte, creada tras la Segunda Guerra Mundial, es una alianza militar de países europeos y norteamericanos encargada de garantizar la seguridad colectiva. ¿Pero cómo funciona? ¿Quién la financia? ¿Cuáles son sus objetivos militares y políticos, y son los mismos que cuando se creó? He aquí algunas respuestas.

Por Patricia Blettery



¿Por qué se creó la OTAN y sobre qué principios?

El 4 de abril de 1949, 12 países, entre ellos Francia, Canadá y Estados Unidos, firmaron el Tratado del Atlántico Norte para garantizar la seguridad de los países de Europa Occidental, asolados por los daños causados por la Segunda Guerra Mundial, y para contrarrestar el expansionismo soviético. En 1950, la conmoción de la Guerra de Corea llevó a los firmantes a dotar al tratado de estructuras civiles y militares permanentes. En 1952 se incorporaron Turquía y Grecia, seguidas de Alemania Occidental en 1955 y España en 1982. En la actualidad, esta alianza militar y política incluye a 30 países. El artículo 5 del tratado es la base de la alianza: garantiza la asistencia militar automática si uno de los países miembros es atacado por otro Estado. Por eso se llama alianza defensiva, y también sistema de seguridad colectiva.

¿Quién dirige la OTAN?

El secretario general de la OTAN es tradicionalmente un europeo, nombrado por cuatro años por los gobiernos de los países aliados. Puede renovar su mandato. Actualmente y desde 2014, es el noruego Jens Stoltenberg. La OTAN tiene dos estructuras, una civil y otra militar. En la primera, las decisiones se toman por consenso en el Consejo del Atlántico Norte, que reúne a representantes de todos los Estados miembros. Decisiones sobre las actividades de la OTAN, pero también sobre cualquier cuestión relacionada con la integridad territorial, la independencia política o la seguridad de una de las partes. Los ministros de Asuntos Exteriores de cada país se reúnen dos veces al año. También se celebra una cumbre cada dos años. Además de la estructura política, está el mando militar, siempre dirigido por un estadounidense. Tod D. Wolters será sucedido por el general estadounidense Christopher Cavoli en el verano de 2022.

¿Qué es la fuerza de reacción rápida de la OTAN?

En caso de crisis grave, la OTAN cuenta con una fuerza de reacción rápida (NRF) formada por unidades de los 30 países miembros, que está operativa desde 2004 y es capaz de desplegarse rápidamente. Cuenta con 40.000 efectivos movilizables y listos para el combate. Los países de la Alianza asignan unidades terrestres, aéreas y marítimas o SOF (Special Operations Forces) durante 12 meses de forma rotativa. Esta fuerza se utilizó en particular para coordinar la salida de Afganistán en agosto de 2021. Se despliega por primera vez para garantizar la defensa colectiva en febrero de 2022 tras la ofensiva rusa en Ucrania.

¿Qué países pueden entrar en la OTAN?

El artículo 10 establece los términos de la «política de puertas abiertas». Cualquier país europeo que desee adherirse debe ser capaz de promover los principios del Tratado de Washington firmado en 1949, y contribuir a la seguridad del área euroatlántica. En 1999, la República Checa, Hungría y Polonia entraron en la OTAN. En 2004 se incorporaron Estonia, Letonia y Lituania, así como Bulgaria, Rumanía, Eslovaquia y Eslovenia. Albania y Croacia le siguieron en 2009, Montenegro en 2017 y finalmente Macedonia del Norte en 2020. La cuestión de la ampliación de la OTAN es fundamental porque provoca tensiones en Rusia, que duda del carácter defensivo de la Alianza. En medio de la guerra de Ucrania, Finlandia y Suecia pidieron entrar en la OTAN en este 2022. Aunque son muchos los pasos que hay que dar antes de la adhesión definitiva, el contexto aconseja acelerar el proceso. Bosnia y Herzegovina, Georgia y Ucrania también están a la espera de unirse.

¿Cuáles fueron las principales operaciones de la OTAN?

Al final de la Guerra Fría, se planteó la cuestión de la supervivencia de la Alianza. Amplió su campo de acción, sobre todo geográficamente, pero también llevó a cabo acciones justificadas por las crisis humanitarias. En 1999, el 24 de marzo, las fuerzas aéreas de la OTAN golpearon a Serbia y exigieron la retirada de sus fuerzas de Kosovo. Esta operación militar, iniciada por la OTAN, duró 11 semanas y desafió el principio de intangibilidad de las fronteras. Al practicar el deber de injerencia por razones humanitarias, la organización desafió el principio de alianza defensiva y se afirmó como fuerza de intervención.

Después de septiembre de 2001, la OTAN se implicó en la lucha contra el terrorismo y en Afganistán, lejos de la zona del Atlántico Norte. Asumió el liderazgo de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF), bajo el mandato de la ONU. Se trataba entonces de dar vida a la OTAN y demostrar su utilidad. En marzo de 2011, la OTAN intervino en Libia «para proteger al pueblo libio» de las «acciones brutales» de Muamar Gadafi.

Algunos consideran que la OTAN es el brazo armado de la ONU. Las dos organizaciones, que cooperan en el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales, se han visto abocadas a intensificar sus vínculos. En 1995, las Naciones Unidas pidieron a la OTAN, basándose en la Resolución 1031 del Consejo de Seguridad, que aplicara los aspectos militares del acuerdo de paz en Bosnia-Herzegovina (Acuerdo de Dayton).

¿Cuál es la política nuclear de la OTAN?

Desde 1954, en el marco de la OTAN, las fuerzas nucleares están situadas en varios países europeos bajo la responsabilidad de los estadounidenses. Alemania, Bélgica, Países Bajos, Italia y Turquía, sin reconocerlo oficialmente, tienen este tipo de armas en su territorio (se calcula que son 140 en 2019). La disuasión nuclear de la Alianza también está garantizada por los arsenales estratégicos de Estados Unidos, junto con las fuerzas nucleares autónomas del Reino Unido y Francia.

¿Qué es el Mando Integrado de la OTAN y por qué Francia lo abandonó en 1966?

El Mando Integrado de la OTAN es el mando militar de la alianza. Dirigido por el comandante supremo de las fuerzas aliadas en Europa, actualmente el general estadounidense Tod D. Wolters, establece las estrategias militares y garantiza el control operativo. En 1959, cuando el general de Gaulle llegó al poder, quiso afirmar la independencia de Francia con respecto a Estados Unidos. Propuso una reforma de la OTAN con un triunvirato al mando (Estados Unidos, Reino Unido y Francia). Los americanos se negaron. Por ello, Francia se distanció. Llevó a cabo su primera prueba nuclear en 1960 y, por tanto, necesitó menos de la potencia estadounidense para defenderse. El 7 de marzo de 1966, el general de Gaulle escribió al presidente Johnson para informarle de la decisión de Francia de recuperar la plena soberanía sobre su suelo nacional y de su intención de retirar sus fuerzas de los mandos integrados de la OTAN. Los franceses no abandonaron la OTAN, sino el mando integrado. La sede de la organización se trasladó del distrito 16 de París a Bruselas. Las bases militares en Francia (70.000 soldados) fueron trasladadas. Francia dejó una posición de sumisión militar para convertirse en aliada de Estados Unidos. En 2009, Nicolas Sarkozy, entonces presidente de la República, decidió reintegrar el mando integrado de la OTAN, una decisión más política que militar y que implicaba esencialmente que se consultara a Francia antes de tomar decisiones, pero también una participación financiera más importante. Todavía hoy, la cuestión de la asociación transatlántica suscita posiciones muy diferentes dentro de la clase política francesa, algunos abogando por la retirada del mando integrado, otros por una desvinculación total de la OTAN.

¿Qué es la «carga financiera»? ¿A qué punto Estados Unidos domina la OTAN?

La cuestión de la financiación de la seguridad colectiva es una buena muestra del peso de los estadounidenses en la OTAN. Desde 2006, cada Estado debe gastar al menos el 2% de su PIB en defensa. En 2018, sólo tres Estados de la Unión Europea, Grecia (2,39%), Estonia (2,06%) y Francia (2,29%), cumplen la norma. Estados Unidos dedica el 3,16% de su PIB, es decir, 648.800 millones de dólares. En 2018, Donald Trump, ahora presidente, reprochó a los europeos que no pusieran suficiente dinero y cuestionó el artículo 5 de la OTAN. Estados Unidos se distanció de la OTAN por razones financieras y los europeos pensaron en una mayor autonomía para contrarrestar la dependencia de Washington. La llegada de Joe Biden a la presidencia en 2021 calmó los ánimos. Reafirmó que el artículo 5 es un «deber sagrado» para Estados Unidos.

La cuestión del dominio de Estados Unidos sobre otros países de la OTAN ha sido un problema desde que se firmó el Tratado del Atlántico Norte. Al final de la Segunda Guerra Mundial, tanto los vencedores como los vencidos necesitaban a los estadounidenses para prevenir cualquier riesgo de un nuevo conflicto mundial. Al final de la Guerra Fría, los países de la OTAN decidieron preservar la Alianza, apoyados por Estados Unidos, que quería seguir siendo una potencia europea. Los países del ex Pacto de Varsovia (una alianza militar de los países de Europa del Este con la URSS) todavía viven con miedo a Moscú. Entre 1999 y 2009, 12 países, ex aliados de la Unión Soviética, se incorporaron a la OTAN. Poco a poco, los estadounidenses utilizaron la OTAN para aumentar su influencia en el mundo. En su libro de 1997 El gran tablero mundial, Zbigniew Brzezinski, ex asesor diplomático del presidente estadounidense Jimmy Carter, subrayó el uso de la OTAN por parte de los estadounidenses y sus motivos ocultos: «Estados Unidos está trabajando para separar del imperio ruso lo que Moscú llama ahora el ‘extranjero cercano’, es decir, los Estados alrededor de la Federación Rusa que constituían la Unión Soviética».

¿Por qué Europa no ha creado su propia organización de defensa común?

La defensa del territorio europeo está garantizada por la Alianza Atlántica, pero también por las fuerzas nucleares de disuasión del Reino Unido y Francia. Aunque se habla regularmente de una defensa europea, ningún Estado ha mostrado su voluntad de establecer una cooperación estructurada permanente, a pesar de que el Tratado de Lisboa lo preveía en 2007. Francia, por su parte, aboga por un sistema de defensa europeo soberano y complementario de la OTAN. A finales de marzo de 2022, en plena guerra de Ucrania, la Unión Europea adoptó un libro blanco sobre la defensa europea, conocido como La Brújula Estratégica, una nueva etapa para hacer frente a la competencia entre potencias, a la persistencia de las crisis en su vecindad y para actuar allí donde se requiera su acción (mares y océanos, espacio aéreo, ciberespacio, etc.).

¿En qué sentido la guerra en Ucrania es un punto de inflexión para la OTAN?

La ofensiva rusa en Ucrania comenzó el 24 de febrero de 2022, en un momento en que se plantea cada vez más la cuestión del futuro de la OTAN. Al final de la Guerra Fría, con la desaparición de la amenaza rusa, esta cuestión ya se había debatido. El presidente francés Emmanuel Macron volvió a pisar el acelerador en 2019, en una entrevista con The Economist, en la que lamentaba la operación militar en Siria de Turquía (miembro de la OTAN) y su comportamiento con los kurdos, y denunciaba la falta de coordinación entre Estados Unidos y Europa, hablando incluso de la «muerte cerebral» de la Alianza.

Sin embargo, los objetivos imperialistas de Vladimir Putin con la guerra de Georgia en 2008, la anexión de Crimea y el conflicto en el Donbás en 2014, sugieren que Europa no ha terminado con la amenaza rusa. La invasión de Ucrania provocó un rápido consenso y la OTAN reforzó sus tropas. Ucrania quiere ahora adherirse, así como Finlandia y Suecia, que comparten una gran proximidad geográfica con Rusia. Estos dos Estados, miembros de la Unión Europea, renunciaron a sus respectivas neutralidades históricas. Una neutralidad que se ha convertido en sinónimo de vulnerabilidad.

Radio Francia Internacional