Oriente Petrolero ganó el clásico cruceño (1-2) y saltó al tercer lugar del grupo A

Oriente ganó este domingo con goles de Facundo Suárez (20′) y Hugo Dorrego (38′). Descontó para la academia Fernando Arismendi (49′). Expulsaron al defensor celeste Nahuel Iribarren a los 43′. El partido corresponde a la fecha 13 del torneo Apertura.
Carlos Jordan Paz

Oriente Petrolero se vengó de la derrota que sufrió en el clásico cruceño de la sexta fecha del torneo Apertura.

El 12 de marzo perdió por 2-1, resultado similar al que consiguió a su favor este domingo, por la fecha 13, sobre Blooming, que desde el minuto 43 jugó con un hombre menos por la expulsión del defensor argentino Nahuel Iribarren.

Facundo Suárez (20′) y Hugo Dorrego (38′) fueron los autores de los goles refineros, mientras que Fernando Arismendi (49′) hizo la solitaria conquista celeste.

Esta victoria pone en carrera a los refineros hacia la clasificación a la siguiente ronda del torneo, pues estos nuevos tres puntos lo colocan en el tercer puesto del grupo A con 21 puntos, uno menos que The Strongest y Palmaflor, primero y segundo de la serie.

Para la academia es una dolorosa derrota por lo que significa el resultado en un clásico, sin embargo su aliciente es que se mantiene firme en el segundo lugar de la serie B con 21 unidades, a 10 de Bolívar, el líder que ya aseguró el pase.

El clásico cruceño 194 favoreció a los dirigidos por Erwin ‘Platiní’ Sánchez porque cuenta en sus filas con el letal Facundo Suárez, delantero argentino que marcó un gol y, además, inició la jugada de la segunda conquista que anotó el volante uruguayo Hugo Dorrego.

Blooming vendió cara su derrota. La expulsión de Iribarren tumbó la estructura que armó Rodrigo Venegas para encarar este crucial compromiso. Aún con un hombre menos, los celestes sacaron a relucir un gran espíritu de sacrificio colectivo, que lo hizo equiparar fuerzas.

El rendimiento de Rafinha en el medio campo fue vital para buscar el desequilibrio en el ataque, pues un preciso pase del brasileño posibilitó que Arismendi quede mano a mano con Wilson Quiñónez y logre el descuento cuando se jugaban cuatro minutos de descuento del primer tiempo.

El gol de Arimendi fue un ingrediente importante para darle emoción al segundo tiempo, especialmente para los hinchas que coparon el estadio Tahuichi.

Su actitud de no encerrarse al estar en desventaja y buscar el arco rival pese al momento adverso fue positiva para Blooming porque esto ocasionó que genere llegadas sobre la portería de Quiñónez, como ocurrió a los 51 minutos, cuando Arismendi tuvo otra mano a mano con el golero refinero, pero éste logró quedarse con la pelota en una gran estirada.

Si el empate se concretaba no era una sorpresa porque Blooming se empeñó en lograr la paridad. Incluso Venegas apostó en momentos difíciles por Clodys Menacho y Samuel Garzón para reforzar la ofensiva.

Estuvo cerca, aunque Oriente en el tramo final presionó más y estuvo a punto de marcar el tercero mediante Hugo Rojas, que en base a su velocidad ahogó a la zaga académica.