Potosí: acusados por atentado con muerte dicen que compraron la granada de gas en Bs 100 a dos supuestos policías

Fuente: El Deber

Mientras la Fiscalía de Potosí señaló a dos policías como los presuntos vendedores de la granada de gas para el atentado en la universidad de Potosí; uno de los implicados reveló detalles de la compra del explosivo que causó la muerte de cuatro estudiantes y heridas a más de 60. Además, afirman que eran dos ‘supuestos policías’.

“Mi persona decide llamar a mi camarada del premilitar de apodo Púas y de apellido Pinto. Le dije si me podía vender gas lacrimógeno, y éste me citó a la final (de la avenida) Tinkuy y cuando llegamos vi a mi amigo Pinto acompañado de otra persona a quien no conozco”, declaró Mauricio Quintanilla Rojas, cuya declaración está inserta en la imputación formal de los cuatro acusados.



El 9 de mayo, el comité electoral de la universidad Tomás Frías de Potosí citó a una asamblea de estudiantes con el fin de aprobar la convocatoria a elecciones en esa casa de estudios superiores. En el desarrollo de esa sesión se produjeron conflictos y de la muchedumbre lanzaron una granada de gas que provocó una estampida de estudiantes que ocasionó la muerte de las estudiantes.

Quintanilla Rojas, en su declaración admitió que fue uno de los dos compradores. Hasta ahora la Fiscalía mantenía la tesis de que hubo un solo comprador.

En su declaración, el acusado afirma que el segundo comprador fue su amigo Milton Fuentes, un estudiante de la carrera de Derecho en esa universidad y que estuvo con ellos desde el día domingo cuando acordaron la compra de la granada.

“Al acercarnos junto con Milton donde mi amigo Pinto, Milton le pagó la suma de 100 Bolivianos y Pinto le entregó dos cápsulas pequeñas de gas lacrimógeno. Después de que le entregó el gas retornamos al vehículo de Ariel Quispe; estas dos personas me dejaron en mi casa y Ariel junto con Milton se fueron llevando las dos cápsulas de gas lacrimógeno”, señala otra parte de la declaración.

Los cuatro detenidos preventivos por este caso son: Milton Fuentes Apaza, Ariel Quispe Guzmán, Manfred Flores Canaza y Mauricio Quintanilla Rojas. Hasta el momento no se sabe qué sucedió con el vendedor ‘Púas’ Pinto y el amigo de éste, que fueron quienes entregaron el explosivo a los dos dirigentes.

Los policías

En su declaración, Milton Fuentes, afirma que los dos vendedores “supuestamente” eran policías, pero negó que hubiera sido quien pagara por las granadas y dijo que su compañero, Mauricio Quintanilla se bajó del vehículo de Ariel Quispe para realizar la operación.

“En la madrugada del día lunes fuimos Ariel Quispe Guzmán, Mauricio Quintanilla Rojas y mi persona, en su vehículo de Ariel Quispe Guzmán, fuimos a la avenida final Tinkuy en el colegio Don Bosco, ahí nos esperaban dos personas, Mauricio Quintanilla Rojas bajó y habló con dos personas, supuestamente eran policías, eso dijo Mauricio Quintanilla, hablaron alrededor de cinco minutos y ellos le dieron la granada. Luego nos fuimos del lugar”, relata Fuentes en su declaración.

Contradice a su compañero en el número de granadas de gas, mientras Quintanilla afirma que fueron dos granadas las que compraron, Fuentes asegura que fue un solo dispositivo que compró su correligionario.

El lunes, en la asamblea, “había una discusión entre todos. Yo me acerqué a Pablo y a Manfred alcanzándoles la granada de gas, luego ellos la tuvieron en sus manos, la parte superior Pablo Romero y la parte inferior Manfred Flores. Yo saqué el seguro, Pablo la activó y Manfred la arrojó a la tarima y de la tarima la patearon hacia la gente, luego (de la explosión) del gas todos empezaron a correr”, señala el documento.

Este lunes, según los abogados debería producirse la audiencia de apelación a la detención que dispuso el Juzgado Segundo de Instrucción en lo Penal. Aunque las partes no fueron notificadas con alguna sesión judicial.