TSE rompió su equilibrio con ingreso de Chuquimia e impuso criterios políticos, según exvocal Baptista

La vocal María Angélica Ruiz renunció al semana pasada al TSE.

dina-chuquimia-304
Vocal Dina Chuquimia, cuando fue posesionada como delegada presidencial. Foto: Erbol.

 

Fuente: ANF



La exvocal del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Rosario Baptista, se refirió a las condiciones laborales que existía en la sala plena de la institución y dijo que con la llegada de la delegada presidencial, Dina Chuquimia, se rompió el equilibrio que había en las decisiones y se impusieron criterios políticos, con el amedrentamiento a funcionarios.

“Después de la salida de Salvador Romero y su sustitución con la vocal Chuquimia, ese equilibrio se rompió y empezó a ser mucho más patente la toma de decisiones basadas en criterios políticos, me imagino que después de mi salida esas condiciones se fueron acrecentando y quedando sola la vocal Ruiz, frente al resto de vocales, era más difícil”, afirmó la exautoridad a la ANF.

El 4 de mayo, la vocal María Angélica Ruiz renunció a la vocalía del TSE mediante carta y en parte del texto dijo: “con las actuales condiciones, ya no me será posible seguir avanzando”. Al respecto, el actual vocal Francisco Vargas dijo a la ANF que la renunciante tenía la opción de disentir si no estaba de acuerdo con algunas decisiones al interior de la sala plena.

Baptista afirmó que con Ruiz tenia algunas coincidencias sobre la interpretación normativa. Dijo que la incidencia de Chuquimia se reflejaba en toda la institución y cambió el tipo de trato a funcionarios, “con sembrar el miedo hacia los funcionarios, con la posibilidad de ser destituidos si ellos no se cuadran a los requerimientos de una vocal, todas estas acciones hacen que haya un cambio en la forma de tomar decisiones y en el tribunal”, sostuvo.

La exautoridad dijo que en la sala plena había un solo bloque proclive al partido gobernante y que ella divergía con la mayoría. “Podría decir que actualmente en el tribunal están todos en esta línea (afín al MAS)”.

Baptista aseguró que en el periodo con Salvador Romero en la presidencia había divergencias en cuanto al trabajo técnico e interpretativo, considera que gran parte de las leyes en Bolivia son contrarias a la Constitución Política y cuando arrancó su gestión en 2019, tenía el fin de llevar adelante elecciones generales transparentes, pese a esas diferencias, aseguró que había equilibrio.

Develó que con los vocales Daniel Atahuichi y Vargas tuvo discrepancias porque ellos eran partidarios que los derechos políticos no eran derechos humanos. “Todos saben que los derechos políticos son de primera generación, estamos pues perdidos, estamos en una institución que no tiene horizonte”, enfatizó.

Para Baptista, la inhabilitación de Evo Morales como candidato a senador para las elecciones generales de 2020 fue legal, “no se cometió ningún error”, porque se actuó conforme a la normativa que sacaba de carrera a quienes no cumplían requisitos y dijo que el Tribunal Constitucional Plurinacional actuó a favor del MAS.

Considera que la Asamblea Legislativa Plurinacional no podrá elegir a reemplazantes de vocales del TSE que tengan probidad y neutralidad. Por ahora la sala plena cuenta con quorum de cinco integrantes; Dina Chuquimia es la delegada presidencial.