En un primer pronunciamiento escrito en primera persona tras ser condenada a 10 años de prisión por su proclamación en 2019 y ser notificada con dicha resolución, la expresidenta Jeanine Áñez expresó su pesar por esa determinación judicial.

“Debo señalar mi pesar por esta decisión, aunque no mi asombro, toda vez que este juicio fue sustanciado de manera ilegal, y más al tener ustedes conocimiento, mediante una excepción de incompetencia presentada, donde demandé que me correspondía y corresponde ser procesada mediante juicio de responsabilidades conforme manda la Constitución Política del Estado; situación que además fue ratificada por el Relator de Naciones Unidas, Diego García Sayán”, les dijo la exmandataria a los jueces del Tribunal de Sentencia Anticorrupción Primero de La Paz en un memorial de solicitud de “debida explicación y complementación de la sentencia”, presentada por su defensa en las últimas horas.

“Asimismo, tampoco me constituye asombro (esta determinación) toda vez que, por confesión del (expresidente) Evo Morales ante los medios de comunicación e inclusive una carta enviada por la Dirección del MAS (fechada en 08/06/22, dos días antes de la sentencia), quedó evidenciada que mi condena estaba ya dictada”, continuó Áñez.

El 10 de junio, el Tribunal de Sentencia Anticorrupción Primero de La Paz, por decisión unánime, condenó a 10 años de cárcel a la expresidenta Áñez por el caso Golpe de Estado II, en el que fue juzgada por los delitos de incumplimiento de deberes y resoluciones contrarias a la Constitución y a las leyes.

El 15 de junio, el Tribunal dio lectura a los argumentos de la sentencia y Áñez, en su memorial, precisó que esa misma noche fue notificada con dicha determinación judicial. Además, la exmandataria insistió que es una “presa política en el Centro Penitenciario Femenino de Miraflores”.

Por otro lado, mediante la cuenta en Twitter de Áñez, que es administrada por sus familiares desde que está presa, se aseguró este viernes que “los jueces mandados” omitieron las pruebas que no convenían “al tirano” para sentenciar a la exmandataria.

“La condenaron a 10 años de cárcel diciendo que Adriana Salvatierra no renunció a la Presidencia del Senado. Y ella sí cometió delito al instruir nueva Directiva habiendo segunda Vicepresidenta (en dicho órgano camaral)”, cita otro párrafo del mencionado mensaje en Twitter.

Áñez está detenida desde marzo de 2021 e inicialmente fue capturada acusada por la presunta comisión de los delitos de terrorismo, sedición y conspiración dentro del proceso denominado Golpe de Estado I, a instancias de la exdiputada del Movimiento Al Socialismo (MAS) Lidia Patty.

Luego fue abierto otro proceso en su contra por los delitos de incumplimiento de deberes y resoluciones contrarias a la Constitución y a las leyes, que se denomina Golpe de Estado II.

Este segundo proceso es el que tuvo mayor agilidad y es en el que Áñez fue juzgada por delitos cometidos antes de que asuma sus funciones como mandataria transitoria en la crisis de noviembre de 2019.

El 10 de noviembre de 2019, el entonces presidente Evo Morales renunció a su cargo en medio de protestas cívicas que denunciaban un supuesto fraude electoral, un motín policial y hasta una “sugerencia” de las Fuerzas Armadas para que dimitiera.

Dos días después, la entonces segunda vicepresidenta del Senado asumió la presidencia de dicho órgano camaral y luego la jefatura del Estado en sendos actos en la Asamblea Legislativa sin quorum ni asistencia de la bancada mayoritaria del Movimiento Al Socialismo (MAS). Ese hecho fue calificado como un golpe de Estado.