Brasil: Ola de indignación tras la confirmación de la muerte de Pereira y Phillips

Los restos de Bruno Pereira y Dom Phillips, asesinados en la Amazonía la semana pasada, han sido trasladados por avión a la capital brasileña, Brasilia. El doble asesinato ha provocado una ola de indignación en Brasil.

Con nuestro corresponsal en São Paulo, Martin Bernard.

 



Fuente: Radio Francia Internacional

Tras 10 días de intensa búsqueda, la policía federal anunció el miércoles que uno de los dos sospechosos, el pescador Amarildo da Costa de Oliveira, había admitido haber enterrado los cuerpos de los dos hombres, desaparecidos desde el 5 de junio durante una expedición en el valle amazónico de Javari (noroeste de Brasil).

«Probabilidad del 99%»

En el lugar de los hechos, la policía descubrió «restos humanos» con una «probabilidad del 99%» de pertenecer a los dos hombres. Los restos fueron colocados en dos ataúdes de madera y llegaron a Brasilia el jueves por la noche para su identificación final.

La policía dijo a última hora del jueves que los restos de sangre encontrados en el barco de Amarildo da Costa de Oliveira cuando fue detenido la semana pasada no coinciden con el ADN de Dom Phillips, y que se necesitan «más pruebas» para determinar si es el de Bruno Pereira. Además, «no se detectó ADN humano» en las vísceras encontradas flotando en el río.

La investigación continúa para determinar el motivo del crimen, las circunstancias de la muerte aparentemente «por arma de fuego», el papel exacto desempeñado por los dos sospechosos detenidos, Amarildo da Costa y su hermano Oseney, y sus posibles cómplices. Según la prensa brasileña, se han identificado otros tres sospechosos, entre ellos el presunto autor intelectual de los asesinatos. La policía federal no ha confirmado la información, pero no ha descartado nuevas detenciones.

Los restos del experto indígena Bruno Pereira y del reportero Dom Phillips son transportados en un vehículo de la policía tras ser descubiertos durante la búsqueda en Atalaia do Norte, estado de Amazonas, el 15 de junio de 2022.
Los restos del experto indígena Bruno Pereira y del reportero Dom Phillips son transportados en un vehículo de la policía tras ser descubiertos durante la búsqueda en Atalaia do Norte, estado de Amazonas, el 15 de junio de 2022. AP – Edmar Barros

Condolencias de Bolsonaro insuficientes

Jair Bolsonaro ofreció discretamente sus condolencias a las familias de las víctimas en Twitter, pero el presidente brasileño recibió un aluvión de críticas.

«Este asesinato cruel y brutal es una prueba concreta de la ausencia total del Estado brasileño en la Amazonía y hacia todos los que dan su vida para luchar contra la deforestación», afirma Ana Toni, del instituto Clima y Sociedad. «Parece que el Estado ha entregado la Amazonía a milicias y criminales». Por su parte, el director del Observatorio del Clima, Marcio Astrini, considera que «el gobierno de Bolsonaro lleva las huellas de esta terrible tragedia».

En el plano político, el expresidente Lula también reaccionó: «Es muy triste porque este país es muy grande, este país es muy civilizado, y este país no puede aparecer ante el mundo como si no fuéramos civilizados. Que estamos matando a los defensores de la Amazonía, que estamos matando a los defensores de los indígenas, que los están matando porque están defendiendo la lucha contra los buscadores de oro en tierras indígenas», dijo.

El periodista Dom Phillips había desafiado al presidente Bolsonaro en una conferencia de prensa, preguntándole cómo iba a preservar la Amazonía. Jair Bolsonaro le había replicado al periodista británico: «¡Primero debe entender que la Amazonía pertenece a Brasil, no a usted!».