Murió Gilberto Rodríguez Orejuela, capo del cartel de Cali

El narcotraficante de 83 años se encontraba pagando una condena en los Estados Unidos. Varios meses se había hablado de su delicado estado de salud. Preliminarmente, se conoce que llevaba semanas en cama

Foto Twitter/@IrishcaponeHFoto Twitter/@IrishcaponeH

Fuente: Infobae.com

 



“El ajedrecista” oriundo de Mariquita, municipio del departamento del Tolima, estaba recluido en la cárcel federal de Butner, en Carolina del Norte, Estados Unidos; allí estaba pagando una condena de 30 años por enviar, al menos, 150 kilos de cocaína en 1990. Según se estima, para esta época el narcotraficante era el responsable del 90 % del envío de drogas al país norteamericano.

Desde el año 2004, cuando fue extraditado, había presentado diversas alteraciones en su salud, como el infarto que le dio ese año, o cuando le diagnosticaron cáncer de colon, hipertensión y hasta trastornos psiquiátricos. Todo esto, al parecer, lo tenía hace varias semanas en cama y fue lo que hoy desencadenó en su muerte. Hay versiones que indican que falleció o por un derrame cerebral, o un infarto. La noticia fue confirmada por una de sus hijas.

El ajedrecista estuvo involucrado en diversas situaciones, desde atentados terroristas, perpetrados bajo la autoría del cartel de Cali, grupo el cual él lideraba con su hermano Miguel; secuestros, homicidios, narcotráfico y hasta la presunta financiación de la campaña presidencial de Ernesto Samper.

Precisamente el expresidente Samper fue quién ordenó la creación de los “Bloques de Búsqueda”, grupos de Policías y comandos élite, con ayuda de agencias internacionales, los cuales pretendían encontrar a los narcotraficantes que eran buscados, prácticamente, por todo el mundo.

Fue así como en un operativo comandado por el general Rosso José Serrano, el 9 de junio de 1995, según relata el mismo oficial, que estaban siguiendo al contador del narco, gracias a la infiltración de dos mujeres de la institución. Una de ellas notó que el capo estaba en una casa ubicada en un lujoso barrio de Cali, conocido como Santa Mónica.

La policía al identificar el perfume de Rodríguez Orejuela, les notifica a los demás uniformados para desplegar el operativo en la vivienda; allí vieron que, en un armario empotrado, se escondía Gilberto, en ese momento de 56 años. Según se reseña en la crónica de El País, el ajedrecista dijo al momento de su captura “no me vayan a hacer nada. Tranquilos, muchachos, que yo soy un hombre de paz”.

En ese momento, en compañía del general Serrano lo llevaron al aeropuerto para trasladarlo a Bogotá, según se revela con mucho temor a que lo liberaran por la “protección” que tenía en la capital del Valle del Cauca.

“Este es el principio del final del cartel de Cali. No vamos a desfallecer hasta ver totalmente erradicado de Colombia este problema”, dijo Ernesto Samper mientras anunciaba la captura del capo.

En ese momento se le condenó por los delitos de narcotráfico y concierto para delinquir, en ese momento, según se conoce, intentó sobornar al juez para tratar de conseguir una condena más leve. En principio fue condenado a 15 años de prisión, pero, se le redujo la condena a 7 por confesar algunos delitos y buena conducta.

En desarrollo…

 

 

 

 

La siniestra vida de Gilberto Rodríguez Orejuela: el reinado en Cali, su guerra con Pablo Escobar y una tumba en Estados Unidos