Ante declaraciones del gobernador del Beni, Alejandro Unzueta, de retomar la construcción de la carretera por el TIPNIS, por los continuos bloqueos en Santa Cruz, el Gobierno afirmó que se debe cumplir con la ley para abrir esa vía hacia Cochabamba.

El fin de semana, la primera autoridad departamental del Beni planteó nuevamente construir la carretera por el Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS), porque los bloqueos por vías a Santa Cruz perjudican al desarrollo económico beniano.

En respuesta, el ministro de Obras Públicas, Servicios y Vivienda, Edgar Montaño, afirmó que antes de realizar trabajos en ese territorio se debe desarrollar una consulta previa con las poblaciones indígenas del lugar.

“El Gobernador del Beni quiere una vez más lanzar este proyecto, y ahí nosotros decimos, tendrá que cumplirse la normativa correspondiente porque pasa por un territorio indígena y la población sabe que tiene que haber una consulta previa, mientras no suceda aquello, solo son declaraciones”, dijo el miércoles Montaño.

No obstante, indicó que a su despacho no llegó ninguna solicitud para reactivar el proyecto carretero que una las poblaciones de San Ignacio de Moxos (Beni) y Villa Tunari (Cochabamba).

El domingo, Unzueta dijo a Erbol que existen constantes bloqueos en poblaciones cruceñas como en Cuatro Cañadas, Guarayos, Pailón y San Julián, lo que paraliza la economía beniana.

En agosto de 2017, el entonces presidente del país, Evo Morales, firmó una ley que anulaba la “intangibilidad” del parque TIPNIS para la construcción de una vía.

El TIPNIS es una reserva natural de 1,2 millones de hectáreas en el centro del país, donde viven unos 14.000 indígenas de las etnias trinitaria-moxeña, yuracaré y chimán, en 69 comunidades que están dispersas.

En 2011, los indígenas del TIPNIS realizaron una marcha hasta la ciudad de La Paz en rechazo a la construcción de una carretera por el medio de su territorio.