Alcaldía cruceña prevé ascenso de casos de Covid-19 «por una semana más»

Una vez se llegue al pico hay que esperar si la capital cruceña ingresa a una meseta o hay una desescalada como ocurrió en la cuarta ola, según el secretario municipal de Salud

Roberto Vargas, secretario de Salud de Santa Cruz de la Sierra
Fuente: El Deber

El aumento de casos positivos de Covid-19 en la quinta ola de contagios se prolongará en la capital cruceña «por una semana más». Así lo informó el secretario municipal de Salud, Roberto Vargas, al señalar que a la conclusión de la próxima semana se prevé llegar a este tope, según su análisis técnico.

Si bien se prevé alcanzar este límite en los próximos días, Vargas no dio cifras y sostuvo que no se puede prever si Santa Cruz de la Sierra ingresará a un descenso de contagios de manera vertical como ocurrió en la cuarta ola o si se ingresa a una meseta.

Vargas sostuvo que no se sabe el día en el que comenzará el descenso de casos, pero estima que los días más complicados sean los de este fin de semana, por lo que el sector sanitario pide respetar los protocolos sanitarios para evitar males mayores, tomando en cuenta que el 23 de julio es una jornada de encuentro por el Día de la Amistad.



El anuncio se da en un contexto en el que el Gobierno nacional determinó la ampliación de las vacaciones escolares hasta el 1 de agosto. Vargas sostuvo que actualmente el grupo etario de los estudiantes (5 a 17 años) no representa una preocupación, ya que representa el 11% de los contagios.

Además, Vargas enfatizó que ya no es responsabilidad de ninguno de los niveles de Gobierno, que ya hacen su trabajo en la prevención y en la vacunación, para evitar que el virus se propague, sino que delegó también la responsabilidad a la ciudadanía para dar freno a la quinta ola.

A pesar que hay previsiones de llegar a un pico, eso no significa el fin de la quinta ola. En días pasados, la Sociedad Boliviana de Infectología, a través de su presidente, Juan Saavedra, indicó que se prevé que al terminar la quinta ola, en unos tres meses, cuando más del 75% de los bolivianos estarán inmunizados (siempre y cuando las medidas adoptadas marchen con normalidad) contra el Covid-19, por lo que será más difícil que se infecten por un nuevo virus.