El presidente del Comité pro Santa Cruz, Rómulo Calvo, afirmó que la única manera de bajar la presión en las regiones es anular el Decreto Supremo 4760, que en su criterio sería una “muestra de apertura” por parte del Gobierno para que el Censo se realice en 2023.

“La primera muestra de verdad, para avanzar y disminuir todas estas presiones, es anulando el decreto (…), lo otro solo es poner paños fríos a todos los movimientos, a todas las acciones sociales del pueblo boliviano, que quiere un Censo en 2023 (…). Con eso quedamos tranquilos los bolivianos de todas las regiones”, afirmó Calvo, en entrevista con La Razón Radio.

El Censo debía realizarse el 16 de noviembre de este año, pero fue postergado para mayo o junio de 2024, lo cual fue consolidado a través del mencionado decreto.

El dirigente cívico emitió esas declaraciones luego que el Comité Interinstitucional del Censo en Santa Cruz determinó, el jueves, convocar a una cumbre departamental para el sábado 30 de julio, con el fin de asumir nuevas determinaciones sobre el proceso censal. El alcalde Jhonny Fernández se retiró molesto de la reunión y descartó su apoyo a un nuevo paro.

Antes de esa reunión, el miércoles, en La Paz, el Gobierno acordó con los alcaldes de ciudades capitales y de El Alto, iniciar un trabajo técnico de socialización del Censo de Población y Vivienda con el Instituto Nacional de Estadística (INE), para efectivizar las tareas rumbo al empadronamiento.

En ese marco, también se abrió la posibilidad de que la fecha para el Censo en 2014 pueda cambiarse.

Sin embargo, Calvo afirmó que la reunión en la sede de gobierno “fue una pérdida de tiempo” y que ahí solo se asumieron medidas “para seguir alargando la agonía del pueblo boliviano hasta 2024 y que se haga una Censo que no sirva para nada y los cambios lo vayamos a ver el 2030”.

El Gobierno resolvió iniciar el trabajo técnico en Santa Cruz y el dirigente cívico afirmó que la institución que dirige podría ser parte de ese proceso, si es que el ejecutivo toma en cuenta las posiciones y sugerencias que haga, y no sea solo una actividad “para tomarse foto”.

Asimismo, Calvo reiteró que la cumbre convocada para el sábado servirá para asumir nuevas decisiones, que se enmarcarán también en las determinaciones que asuma movimiento cívico nacional, que se reunirá en 10 días.