Camacho: “Si el MAS quiere medir sus fuerzas en las ánforas, eso no me preocupa”

La máxima autoridad asegura que el oficialismo tiene una política de venganza, especialmente en contra de Santa Cruz. Considera que usa la violencia como arma y que está derrotado por la corrupción y el narcotráfico.

La confrontación que vive el país es culpa del masismo, según el gobernador cruceño
La confrontación que vive el país es culpa del masismo, según el gobernador cruceño

Fuente: El Deber

El Gobernador cruceño accedió a responder un cuestionario para EL DEBER. Tiene críticas muy duras en contra del alcalde Jhonny Fernández, porque considera que en el tema del censo se jugó por el Gobierno y le dio la espalda a su pueblo. Advierte que posponer la cita hasta 2024 es una arbitrariedad, por eso Santa Cruz resistirá para que sea en 2023.

Dice que el MAS ya no seduce, sino que se impone con violencia, está derrotado por la corrupción y por los vínculos con el narcotráfico. Insiste que desde el oficialismo hay una política de revancha contra la Bolivia democrática, pero especialmente contra Santa Cruz, pero los cruceños no renunciarán a la lucha



¿Hasta dónde puede abrirse Santa Cruz para dialogar y negociar con el Gobierno central, en un ambiente donde hay posiciones endurecidas y consiguientemente se reduce el margen de negociación?

Santa Cruz es una región con una agenda de desarrollo muy clara, sostenida por sus instituciones. Lo adecuado sería que el Gobierno respete nuestra historia y nuestras instituciones, dentro del marco democrático. En sentido estricto, lo único que esperamos del Gobierno central es que cumpla la ley y respete las reglas del juego democrático y nosotros los cruceños seguiremos trabajando y aportando con más de un tercio del PIB y seguiremos dándole seguridad alimentaria a Bolivia. En el caso del Censo, el conflicto surge por el incumplimiento del Gobierno a los plazos que da la ley y, además, la postergación arbitraria y abusiva del Censo hasta 2024. Por eso Santa Cruz se organizó en un Comité Interinstitucional y estamos resistiendo esta arbitrariedad.

 Muchos dicen que al gobernador le gusta la confrontación porque su imagen crece con ella. ¿Qué les puede decir a quienes aseguran esto?

Esta no es una postura personal. Santa Cruz tiene una posición histórica de resistencia y lucha contra las arbitrariedades. Todo lo que hemos logrado se hizo mediante la lucha de nuestros abuelos y nuestros padres. La imagen de Santa Cruz en el país y en el exterior es la imagen de pueblo pujante, amante de la libertad y muy resistente a la injusticia y al abuso. Santa Cruz y sus luchas le han dado triunfos históricos a toda Bolivia, la elección de gobernadores y las autonomías es producto de la acción organizada del civismo y de la ciudadanía cruceña. Fue Santa Cruz la que dirigió la resistencia nacional contra el fraude y el año pasado dos paros cívicos lograron derogar dos leyes antipopulares del Gobierno. Los cruceños tenemos una larga historia de luchas y victorias, desde la calle muchas veces hemos defendido las libertades ciudadanas.

Qué les dice a los bolivianos de otros departamentos que piensan que la lucha de Santa Cruz es egoísta (porque tiene muchos ingresos y quiere más). ¿Por qué la lucha por el censo tendría que ser nacional?

Con el Censo ganamos todos los departamentos. El Censo no solo cuenta personas, su acción es mucho más grande. El Censo revela todos los datos de la vida productiva y de la problemática social de los departamentos y del país. El Censo es una gran herramienta para planificar la salud, la educación y mejorar la vocación productiva de los departamentos. El Censo nos va a favorecer a todos los departamentos y por eso hemos visto estos últimos días que los dirigentes cívicos de otros departamentos también exigen Censo.

¿Es posible que Santa Cruz y El Alto puedan articular una lucha conjunta por el Censo?

Hemos escuchado voces de los dirigentes políticos de El Alto exigiendo el Censo. Hay coincidencias, pero hoy estamos enfocados en potenciar la lucha de nuestro Comité Interinstitucional exigiendo censo, ojalá que otros departamentos también lo hagan.

 ¿Por qué no se puede lograr cohesión entre el gobernador y el alcalde?

Lo ideal sería que todas las instituciones cruceñas y sus líderes luchen en unidad por el desarrollo del departamento. En estos últimos días hemos visto que el alcalde ha decidido apartarse de las determinaciones del Comité Interinstitucional y respaldar las acciones del gobierno sobre el Censo. Cuando el alcalde Jhonny Fernández pide que se despolitice el censo, no sólo está repitiendo el libreto del Gobierno masista, sino que le está faltando respeto a los cruceños y cruceñas que el lunes pasado respaldaron y acataron el paro y exigiendo censo.

¿Usted cree que el alcalde está más cerca del Gobierno central que de los intereses de Santa Cruz?

En el tema del Censo, eso ha quedado muy claro. El alcalde de Santa Cruz le dio la espalda a su pueblo y decidió respaldar el discurso y las acciones del gobierno del MAS. Esta posición del alcalde ha sido cuestionada incluso por su propio entorno, su secretario de Autonomías renunció. Nuestra idiosincrasia y nuestra historia son muy claras, Santa Cruz juzga con mucha firmeza a sus líderes que por debilidad o por intereses se alían con el centralismo. 

Uno de los temas pendientes de la agenda nacional es la reconciliación. ¿Es posible?

La reconciliación siempre es posible, pero desde hace 16 años el masismo nos ha demostrado que ellos solo buscan la imposición y la revancha. Su sueño ha sido someternos y derrotarnos política y culturalmente. No hay que olvidar que el masismo asesinó a varios cruceños autonomistas y a otros los tuvo más de diez años presos. Y ahora no es diferente, siguen con el sueño de descabezar a nuestras instituciones, a nuestro Comité Cívico. Con un gobierno que ha tomado la justicia, que nos impide exportar, que nos confisca los recursos que son nuestros, que se niega a hacer un Censo, es imposible la reconciliación. En todo caso, de esta situación de crisis política y confrontación que vivimos, hay dos culpables: el masismo por intentar someter a nuestro pueblo y nosotros por estar de pie defendiendo a nuestro departamento.

¿Qué opina de los ataques a toda manifestación opositora y a que en este momento hay dirigentes cívicos y cruceños no pueden circular por el país sin ser agredidos?

Es una práctica copiada de Venezuela y Cuba. El gobierno masista tiene grupos de choque para generar violencia e impedir que la oposición salga a las calles y para amedrentar a los líderes. Es un mal síntoma para nuestra democracia, pero también es una muestra de que el MAS ya no seduce a la gente como antes y ya no representa valores positivos para el ciudadano y tiene que imponerse con violencia. El MAS ya no puede imponerse con razones, sino a golpes y con violencia y ese es un síntoma de que es un proyecto moralmente derrotado. Derrotado por la corrupción, por sus vínculos con el narcotráfico y por haber pisoteado repetidas veces nuestra democracia.

 ¿Cómo responde usted a las amenazas en su contra si va por ciudades como La Paz, con supuesta mayoría masista?

El Gobierno es el encargado de velar por la seguridad de cada uno de los ciudadanos, pero eso no ocurre. El masismo tiene grupos de choque para atacar a la oposición y a sus líderes, como ocurrió recién en Cochabamba. Es un libreto copiado de la Venezuela chavista y del castrismo, sostener el gobierno organizando cuerpos paramilitares y grupos de choque. El masismo es un proyecto en descomposición, un partido que ahora tiene que sostenerse usando la violencia contra la oposición.

 ¿Por qué no informó que le había llegado una invitación para el Consejo de Autonomía? Según el Gobierno, esa invitación llegó el 1 de julio

Eso ya lo aclaramos en su momento. La invitación para el Consejo Nacional de Autonomías estaba para el mismo día y casi la misma hora en que nos llamaron a declarar ante la fiscalía. Pero, como ya se sabe, en una maniobra propia de la justicia dominada por el masismo, se suspendió la declaración prácticamente en la noche, y ya no quedaron posibilidades de organizar el viaje a La Paz para asistir a la reunión del Consejo Nacional de Autonomías.

 El presidente Luis Arce asegura que existe un afán desestabilizador desde Santa Cruz. ¿Qué opina al respecto?

Es falso. Santa Cruz defiende la democracia, las libertades ciudadanas y el derecho que tenemos a que nos dejen trabajar y producir en paz. 

¿Reconoce usted al gobierno de Arce?

El presidente Luis Arce ganó la elección y recibió el mandato de gobernar para todos los bolivianos. Ojalá estuviera haciendo eso, en vez de perseguir a la oposición y en vez de incumplir la ley y negarnos los recursos que nos corresponden a las regiones.

 Varios sectores ligados al MAS quieren pedir que su mandato sea revocado. ¿Cómo ha recibido esa postura? ¿Cómo enfrentará esa campaña?

El Revocatorio es legal y si el MAS quiere medir sus fuerzas con nosotros en las ánforas, puede pedir un revocatorio, eso no me preocupa.

¿Irá a La Paz a buscar diálogo con Arce? ¿Teme que le pueda pasar algo allí? El gobernador Montes de Tarija dijo, por ejemplo, que había que estar en sus zapatos y que su vida corre riesgo en la sede de Gobierno?

Como lo dije antes, esto no es personal. Hay un Comité Interinstitucional para el Censo. Y el pedido es que el gobierno envíe a Santa Cruz un equipo técnico para debatir y fijar una fecha prudente para el Censo.

¿Siente que hay una motivación de venganza en el MAS y el Gobierno, respecto al proceso de transición entre 2019 y 2020?

Hay una política de revancha contra la Bolivia democrática y especialmente contra Santa Cruz por habernos puesto de pie y defendido la democracia del fraude masista. Por eso hay persecuciones y apresamientos, por eso Evo Morales y los masistas sueñan con descabezar a Santa Cruz y a sus líderes. Pero somos una región con historia, con dignidad y firmeza y la historia enseña que los pueblos siempre triunfan cuando luchan por su libertad.
Esta posición del alcalde ha sido cuestionada por su propio entorno. Su secretario renunció”

Santa Cruz juzga con mucha firmeza a sus líderes que por debilidad o por intereses se alían con el Centralismo”

Fuente: El Deber