Evo revela que había un plan para retomar la Casa Grande un día después de su renuncia

El entonces vicepresidente del país, Álvaro García Linera, complementa que en esa reunión con el Pacto de Unidad y con la Central Obrera Boliviana se garantizó que más personas llegarían a proteger al Gobierno.

evo
Evo Morales en el documental «Noviembre rojo». Foto: captura de pantalla

 

Fuente: ANF



El expresidente del Estado, Evo Morales, reveló en el capítulo 7 del documental “Noviembre rojo” que existía un plan con organizaciones sociales para retomar la Casa Grande del Pueblo un día después de su renuncia, pero retrocedió porque vio que eso representaría enfrentamientos con posibles víctimas fatales.

El relato cronológico del domingo 10 de noviembre, día de la renuncia de Morales, comienza a las 07.08 con el pedido del jefe de Estado para nuevas elecciones tras conocer el informe de la Organización de Estados Americanos que arrojó irregularidades e indicios de fraude en las elecciones generales de octubre.

«En la mañana (del 10 de noviembre de 2019) nos hemos reunido, (Juan Carlos) Huarachi (dirigente de la COB), varios dirigentes sindicales del llamado Conalcam, (y dijeron) ya vamos a defender», dice Morales en el audiovisual.

El entonces vicepresidente del país, Álvaro García Linera, complementa que en esa reunión con el Pacto de Unidad y con la Central Obrera Boliviana (COB) se garantizó que más personas llegarían a proteger al Gobierno.

“Confiados en la movilización, porque para el día lunes estaba convocado movilización masiva para recuperar la Casa Grande del Pueblo”, revela el exjefe de Estado sin precisar si ya tenía pensado renunciar ese mismo día en la tarde y luego al día siguiente recuperar la presidencia con sus afines.

En esos días, las plataformas ciudadanas ya habían cercado todos los ingresos a plaza Murillo y existía la amenaza de las organizaciones sociales afines al Movimiento Al Socialismo (MAS) para disuadir las protestas ciudadanas.

Morales relata que en su gabinete algunos tenían posiciones radicales. García Linera tenía la idea de gobernar desde la ciudad de El Alto bajo el resguardo de los movimientos sociales, pero esa estrategia podría haber significado bajas civiles.

«Mis compañeros movilizados hasta el día lunes podían tomar la Casa Grande del Pueblo, a los civiles iban a dominar, a los civiles fachos golpistas se los dominaban sin mucho problema, pero la Policía hubiera metido bala a mis compañeros», argumenta el exmandatario para justificar el desahucio del plan de retoma de la Casa Grande del Pueblo.