Gobierno sale en defensa de Jhonny Fernández y asegura que Camacho ya no tiene convocatoria

El vocero presidencial explicó que el burgomaestre sí pidió que el empadronamiento sea el próximo año y que también fue el más sensato para comprender los argumentos de las autoridades nacionales.

jorge
Vocero presidencial Jorge Richter. Foto: captura de BTV

 

Fuente: ANF



Un día después que el alcalde de Santa Cruz, Jhonny Fernández, fuera cuestionado por las instituciones cívicas cruceñas por no exigir al Gobierno que el Censo se ejecute el 2023, el vocero presidencial Jorge Richter salió a explicar que el burgomaestre sí pidió que el empadronamiento sea el próximo año y que también fue el más sensato para comprender los argumentos de las autoridades nacionales; además, aseguró que el gobernador Fernando Camacho ya no tiene convocatoria ni incidencia territorial para convocar un paro contundente en el departamento.

“Lo que el Alcalde hace es tener un criterio bastante racional respecto de cómo ha entendido que puede caminar el censo y quiere participar, quiere poner sus técnicos, quiere colaborar con municipios que le son cercanos en Santa Cruz; y él ha pedido que su prioridad es el censo el 2023, pero entiende que primero hay que conocer cuál va a ser la hoja de ruta”, dijo Richter en conferencian de prensa este viernes.

La tarde de la pasada jornada, Fernández acudió con sus seguidores a las instalaciones de la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno para explicar el contenido de la reunión que sostuvieron los nueve alcaldes del país, más El Alto, con el presidente del Estado, Luis Arce, por el tema del Censo de Población y Vivienda; sin embargo, lo abuchearon y acusaron de haberse vendido, por no exigir que el censo se ejecute el 2023, como lo plantearon las instituciones cívicas.

“¡Vendido, vendido!”, le gritaron al burgomaestre. Los concejales opositores cuestionaron la postura del ejecutivo edil en la reunión en La Paz, pero él respondió que no se presentó para que lo aprueben ni que le tomen un examen. Ante el clima de desaprobación, Fernández decidió retirarse y al salir dijo que no apoyará un segundo paro cívico.

El 12 de julio, el Consejo Nacional de Autonomía y el Gobierno decidieron reprogramar el censo para 2024. Esa decisión generó rechazo en los dirigentes y líderes cívicos de Santa Cruz y decidieron ir a un paro departamental de 24 horas el pasado lunes en demanda de la ejecución del empadronamiento en 2023; ahora analizan un segundo paro cívico que se definirá el sábado.

Respecto a este nuevo paro, el vocero presidencial indicó que el gobernador de Santa Cruz ya no tiene un poder de convocatoria y que las instituciones cívicas atraviesan por un ciclo decadente.

“Las capacidades de ese poder político que se han visto recortadas en su convocatoria y sin incidencia territorial plena, muestran que hay un ciclo que empieza a ser descendente, ha empezado un tiempo de agotamiento”, aseguró Richter.