La Defensoría del Pueblo anunció la presentación de un proceso por la vía disciplinaria contra el juez que dispuso el desalojo de Agustina Yujra —de 85 años— de su propiedad ubicada en San Antonio Alto, el pasado 13 de julio. La delegada Defensorial, Mabel Martínez, se refirió al “error judicial” que derivó en un accionar violento para expulsar a la anciana de su domicilio, a pesar de contar con los papeles necesarios.

En entrevista con La Razón Radio, Martínez informó que la Defensoría del Pueblo intervino durante dos días en el lugar. “Uno, indagando sobre la intervención policial, solicitamos información sobre la identidad de los efectivos policiales que han participado en este operativo y lo segundo, ingresamos para revisar el proceso civil, en el que se identificaron varias irregularidades. Dentro de ellas, incluso desde 2021, lo que más preocupa es el mandamiento de desapoderamiento que propició la ejecución del desalojo de la adulta mayor”.

De acuerdo con la delegada, ese documento vulnera el principio de seguridad jurídica, porque es “demasiado genérico” y sólo consigna como dato el número de folio real con el que está el inmueble, adolece de mayor precisión, no señala la ubicación, avenida o calle y estas falencias son “las que según el juez habrían generado el error para la ejecución del desalojo”.

Por las irregularidades identificadas, “hemos solicitado al Consejo de la Magistratura, se inicie un proceso contra el juez, pero también contra el oficial de diligencias. Solicitamos que se lo procese al juez en la vía disciplinaria”, aseguró la entrevistada.

Asimismo, se conoció que Yujra presentó una denuncia penal debido a la afectación a su integridad física, no sólo por la manera violenta con que ingresaron a su domicilio, sino también porque actualmente duerme en la calle.

Por lo pronto, la Defensoría ve la manera legal de que se efectivice el cumplimiento de la resolución para la restitución del daño contra Agustina Yujra. Se solicitará la participación de la Policía para que la adulta mayor ingrese a su propiedad, ya que la misma está ocupada por otras personas.