Arce evita hablar del censo, ve desestabilización y prevé un ‘futuro promisorio’

El vicepresidente hizo un llamado en favor de la unidad y señaló a las redes sociales como promotoras de la división. Sucre acogió el evento central del aniversario de la Patria luego de nueve años, pero hubo restricciones en la plaza 25 de Mayo

Mauricio Quiroz Terán

El presidente Arce en la Casa de la Libertad. Foto: ABI
El presidente Arce en la Casa de la Libertad. Foto: ABI

Fuente: El Deber

Fue la primera vez que el presidente Luis Arce le habló al país desde la Casa de la Libertad, el sitio donde hace 197 años se firmó el Acta de la Independencia. Desde allí presentó los indicadores económicos que muestran un país estable frente al resto de la región y anticipó “un futuro promisorio” porque su gestión apostará por “el mejoramiento de las condiciones de vida de todos”.



El mandatario evitó referirse al desafío de censo, la herramienta estadística clave para la definición de las políticas públicas que, por ahora, generan tensiones con las regiones del país, pero especialmente con Santa Cruz, donde se prevé un paro para este 8 y 9 de agosto. La medida demanda que la gran encuesta se haga en 2023 y no 2024 como lo ha previsto el Decreto 4760 del 13 de julio.

Eso sí, el mandatario se refirió a un plan de desestabilización de su Gobierno, tal como lo hizo poco antes del primer paro interinstitucional del 25 de julio. Como ese día, este 8 y 9 de agosto, la institucionalidad cruceña anunció un paro de actividades para exigir que el censo se haga pronto y se apure, de este modo, el nuevo pacto fiscal sobre la base de los actuales indicadores de población. Santa Cruz es uno de los departamentos con mayor crecimiento, según proyecciones del Instituto Nacional de Estadística (INE).

“Hay intereses internos y externos para desestabilizar nuestro gobierno democráticamente electo, así que no podemos perder de vista la unidad del pueblo como condición indispensable para avanzar”, afirmó el mandatario y exhortó a desterrar a aquellos “intereses de pequeños grupos”, que no identificó, así como a las “peleas fratricidas”. “En este momento de la historia, cuando el mundo está en turbulencia, es con trabajo diario, solidaridad irrenunciable, imaginación e iniciativa permanente de diálogo como vamos a enfrentar estas dificultades”, dijo.

La postura ganó respaldo de los legisladores del MAS que gritaron, “¡Lucho! ¡Lucho!” Los asambleístas de la oposición respondieron con la demanda que lidera Santa Cruz: “¡Censo ya! ¡Censo ya!”

El mandatario tuvo que elevar el tono de su voz para pasar a la siguiente página de su mensaje. Allí se refirió a los indicadores de la economía, el área que domina.

Sostuvo que desde 2006, el país vive una etapa de cambios profundos. Indicó que en su gestión se bajó el índice de la pobreza, se apostó por la industria nacional con créditos productivos que buscan apoyar la oferta nacional que alcanza los Bs 1.500 millones.

Para el Presidente, el apoyo a los municipios es fundamental para la generación de empleos. Anunció que para esos programas se están destinando $us 100 millones.

El presidente también destacó el bajo nivel inflacionario que a julio llegó al 1,6% sobre el PIB, al país a diferencia de otros países.

Arce subrayó que, a través de las empresas estatales, su gestión apostó a garantizar la soberanía alimentaria, la sustitución de la importación de combustibles y la exportación de urea, un derivado de gas que se usa de fertilizante.

Arce remarcó que se pondrá en marcha la producción de diésel ecológico un aspecto que permitirá al Estado ahorrar sus recursos, precisamente para reducir la importanción y subvención de carburantes que no produce el país.

Para mejorar la producción de alimentos, según anunció Arce, se tiene prevista una inversión de $us 35 millones para riego que beneficiará a 47 municipios. En una segunda etapa se van a destinar $us 500 millones para un riego tecnificado, construcción de represas, embalses y recuperación de cuencas que tendrá un impacto en los nueve departamentos, dijo.

El Jefe de Estado valoró los resultados del plan de vacunación que permitió una gradual reactivación de la economía y un descenso en la letalidad del Covid-19.

Tras los actos celebrados en Sucre, Arce viajó a Bogotá, donde participará de la investidura del izquierdista Gustavo Petro, el nuevo presidente de Colombia.

Redes sociales

Poco antes del mensaje de Arce, el vicepresidente, David Choquehuanca, reflexionó sobre la unidad y cuestionó el papel que estarían jugando las redes sociales.

“Nos quieren dividir a través de las redes sociales, si nosotros vamos a hacer caso a las redes sociales, estamos perdidos, mucho cuidado hermanos. Nos quieren dividir, algunos de la izquierda, otros de la derecha. Estamos en proceso de descolonización, somos fuertes”, afirmó la autoridad.

Restricciones

Los actos en Sucre, la capital de Bolivia, se desarrollaron después de nueve años, y fue la primera vez que se dieron en el mandato de Arce. En 2021 fue en La Paz.

En esta ocasión, la Policía instaló cordones de seguridad alrededor de la Plaza 25 de Mayo que impidieron que la población sin acreditación. Hubo tensión y reclamos de ciudadanos que exigieron participar de la misa Te Deum. Solo el gobernador Damián Condori y algunas autoridades del Tribunal Constitucional Plurinacional participaron de la celebración.

El arzobispo de Sucre, monseñor Ricardo Centellas convocó a la “unidad y la solidaridad” y lamentó que la medida de la Policía haya afectado la participación de feligreses en esta celebración.

Más temprano, Arce y Choquehuanca participaron de ritual ancestral de agradecimiento a la Pacha Mama en la Plaza 25 de Mayo.

El mensaje de Arce fue destacado por legisladores del MAS. Desde la oposición, lamentaron que no se haya referido al censo.

Fuente: El Deber