Crisis en Líbano: un hombre armado tomó rehenes en un banco en Beirut para reclamar sus ahorros

Retuvo a los empleados y amenazó con inmolarse con gasolina a menos que reciba el dinero que depositó en la entidad financiera

Retuvo a los empleados y amenazó con inmolarse con gasolina a menos que reciba el dinero que depositó en la entidad financiera

Fuente: Infobae.com

 



Un hombre libanés armado con una escopeta irrumpió este jueves en una oficina bancaria de Beirut, retuvo a los empleados y amenazó con inmolarse con gasolina a menos que reciba sus ahorros, que están bloqueados, dijo un funcionario de seguridad.

El hombre, que entró en una sucursal del Banco Federal en el concurrido distrito de Hamra de la capital libanesa, llevaba un bidón de gasolina y tomó a seis o siete empleados como rehenes, apuntó el funcionario, que habló bajo condición de anonimato de acuerdo con las normas del departamento.

El hombre, que según fuentes de seguridad está armado y tiene rehenes, exige la devolución de sus depósitos bancarios. Banco Federal del Líbano en Hamra, Líbano, el 11 de agosto de 2022. REUTERS/Mohamed AzakirEl hombre, que según fuentes de seguridad está armado y tiene rehenes, exige la devolución de sus depósitos bancarios. Banco Federal del Líbano en Hamra, Líbano, el 11 de agosto de 2022. REUTERS/Mohamed Azakir

El hombre, que entró en una sucursal del Banco Federal en el concurrido distrito de Hamra de la capital libanesa, llevaba un bidón de gasolina y tomó a seis o siete empleados como rehenes, apuntó el funcionario, que habló bajo condición de anonimato de acuerdo con las normas del departamento.

El hombre efectuó tres disparos de advertencia, agregó. Según los medios locales, tiene alrededor de 200.000 dólares bloqueados en el banco. “Exigió acceso al dinero que tenía en su cuenta bancaria y cuando el empleado rechazó la solicitud, comenzó a gritar que sus familiares estaban en el hospital. Luego sacó el arma”, dijo la fuente de seguridad.

 

 

Miembros de los medios de comunicación y otras personas frente al Banco Federal del Líbano, en Hamra, Líbano, 11 de agosto de 2022. REUTERS/Mohamed Azakir
Miembros del ejército libanés aseguran el área fuera del Banco Federal en Hamra, Líbano, el 11 de agosto de 2022. REUTERS/Mohamed Azakir

Los bancos libaneses, que sufren problemas de liquidez desde finales de 2019, aplican una estricta limitación a la retirada de activos en moneda extranjera, lo que hizo que se evaporasen los ahorros de muchos ciudadanos. El país atraviesa la peor crisis económica de su historia moderna: tres cuartos de la población está sumida en la pobreza y su moneda, la libra libanesa, perdió más de un 90% frente al dólar estadounidense.

Soldados, policías y agentes de inteligencia han rodeado la zona. Los agentes están hablando con el hombre armado para tratar de alcanzar un acuerdo, pero por el momento no han tenido éxito.

Miembros de la Cruz Roja y emergencias están listos para atender a las personas que libera el ahorrista que mantiene secuestradas a un número indeterminado de personas (REUTERS/Mohamed Azakir)
Un hombre de edad avanazada sale del banco (REUTERS/Mohamed Azakir)

Imágenes grabadas con un celular muestran como el hombre, enojado y con su escopeta, exige que le entreguen su dinero. En otra grabación, dos policías le piden desde detrás de la puerta cerrada de la entidad que deje libre a al menos uno de los rehenes, algo a lo que se niega.

Una multitud se congregó frente al banco, muchos de ellos coreando: “¡Abajo el gobierno de los bancos!”. Desde que estalló la crisis financiera del Líbano en 2019, muchos bancos comerciales han bloqueado a los clientes de su moneda fuerte a través de controles de capital informales. Limitan los retiros de efectivo mensuales en dólares estadounidenses y permiten que se retiren otras cantidades limitadas en libras libanesas a una tasa mucho más baja que la tasa del mercado paralelo, lo que resulta en un recorte significativo en el valor original de los depósitos.

Los bancos dicen que hacen excepciones para casos humanitarios, incluida la atención hospitalaria, pero los depositantes han dicho que esas exenciones rara vez se implementan.