Fiscal Junior Flores acusa a dos destacados periodistas por un supuesto error administrativo y pide su detención

Fiscal Junior Flores acusa a dos destacados periodistas por un supuesto error administrativo y pide su detención

 

El fiscal Junior Flores presentó acusación contra los destacados periodistas Andrés Rojas y Adriana G. por, supuestamente, haber contratado a un periodista con un salario mayor al que le correspondía cuando ambos se desempeñaban en la red Bolivia TV.



Fuente: Brújula Digital

Otros cuatro exfuncionarios del canal también fueron acusados, infirmó la agencia ANF, que reprodujo la acusación del fiscal.

Rojas y Adriana G. autorizaron la contratación de otro conocido presentador de noticias, Pablo Llano, quien obtuvo un honorario de 11.498 bolivianos cuando, supuestamente, debido a no tener título académico, solo debía haber percibido 6.000 bolivianos mensuales. La contratación se dio cuando Rojas y Adriana G. fueron gerente general y gerenta de informaciones, respectivamente, de la red BTV durante el gobierno de Jeanine Añez.

El fiscal Junior Flores acusó penalmente a los dos periodistas y a otros cuatro exfuncionarios administrativos y de la parte legal que autorizaron esa contratación y ahora solicita la detención de los sindicados, agregó ANF (esa agencia publicó las iniciales de los apellidos).

El caso coincide con una declaración del exministro Juan Ramón Quintana, quien dijo recientemente que los medios críticos al gobierno tienen un trabajo propio del «gansterismo» y que son una «cloaca». Hace unos meses el portavoz presidencial Jorge Ricther afirmó que los medios que no son afines al gobierno conforman una «corporación mediática».

La noticia sobre los dos experiodistas de BTV, al divulgarse en redes sociales, ocasionó muestras de solidaridad ante lo que se considera una nueva acción del gobierno contra la libertad de expresión y de prensa. Usuarios de redes sociales lamentaron que un posible error administrativo sea convertido en una acusación penal.

Llano trabajó durante siete meses en BTV durante el gobierno de transición, etapa en la que percibió en total 84.701 bolivianos, que según el fiscal Junior Flores es “daño económico”, causado al Estado.

Rojas y Adriana G. prefirieron no hacer declaraciones ante esta acusación. Ambos tienen una larga carrera como periodistas y destacaron en varios medios de comunicación. Todos los sindicados ya han sido convocados a declarar ante fiscal.

BD/RPU