Allegados del poder: 8 familiares de autoridades trabajan en el Estado

Expertos lamentan que incurran en esa práctica tanto el Movimiento Al Socialismo, partido en función de Gobierno, y las fuerzas opositoras. Señalan que es una falta de ética y que se muestra un falso discurso.

Por : Juan Pérez Munguía



Al menos ocho familiares de autoridades y políticos trabajan en dependencias del Estado, la mayoría en el ámbito central y el resto en la esfera subnacional. Analistas califican de poco ético que altos funcionarios, tanto del Movimiento Al Socialismo (MAS) como de las fuerzas de oposición “usen sus influencias para acomodar a algún pariente”.

Evaliz Morales, hija del líder del MAS Evo Morales, fue contratada por la Procuraduría el 4 de enero de 2021, para el puesto de profesional II de la Subprocuraduría de Defensa y Representación Legal del Estado. Álvaro Morales, el otro hijo del exmandatario, trabajó en la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC) como “coordinador con los movimientos sociales”, desde el 8 de septiembre. No obstante, ayer renunció al cargo.

El jueves, el Ministerio Público confirmó que Vania Lanchipa, hija del Fiscal General del Estado, es funcionaria de la ABC en calidad de consultora. En 2019, ella declaró un patrimonio de 4.176.545 bolivianos cuando entonces trabajaba en el Tribunal Constitucional Plurinacional.

El gobernador de La Paz, Santos Quispe, tiene a su esposa como asambleísta departamental, Ana Salgado, quien fue elegida por la agrupación Jallalla.

Los hijos del alcalde de Santa Cruz, Jhonny Fernández, son legisladores. Miguel Fernández es concejal por la sigla oficialista Unidad Cívica Solidaridad en el municipio de Santa Cruz, y Paola Fernández es senadora suplente de la alianza Creemos.

Un caso similar es el del alcalde de Cochabamba, Manfred Reyes Villa, cuyo hijo, Manfred Reyes Villa Avilés, es concejal por el municipio de Cochabamba en representación de la sigla oficialista Súmate.

El 5 de mayo del 2022, José Luis Martínez fue posesionado como gerente de la Caja Nacional de Salud. La autoridad es hermano de René Martínez, exministro y actual funcionario del Ministerio de Defensa.

El 5 de mayo del 2021, María del Carmen Ribera fue posesionada como directora de Coordinación y Ayuda Social de la Gobernación de Santa Cruz. La autoridad es madre de Zvonko Matkovic, presidente de la Asamblea Legislativa Departamental de Santa Cruz.

El 12 de febrero, el presidente ejecutivo de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos, Armin Dorgathen, admitió que Luis Marcelo Arce, hijo del presidente Luis Arce, trabajó en la estatal petrolera y que renunció en septiembre del 2021.

El politólogo José Orlando Peralta manifestó que no es ilegal que familiares de autoridades y de políticos allegados al poder ocupen altos cargos. Sin embargo, aseveró que este hecho es una muestra de la falta de ética en la clase política, ya sea de los representantes de la oposición o del oficialismo.

“Hay una incidencia en el sentido que son familiares de autoridades o políticos allegados al poder. Eso es una falta de ética y es una muestra de que su discurso de cambio y de trabajar para el pueblo es falso, con el nepotismo que practican. El propósito de los políticos es beneficiar a familiares”, sostuvo.

Orlando Peralta indicó que lamentablemente los políticos usan sus influencias para acomodar a sus parientes en la función pública. Agregó que esta práctica no es la adecuada para las administraciones estatales, debido a que en esos cargos podrían estar personas con trayectoria y alta capacidad profesional.

El cientista político Carlos Cordero declaró que el nepotismo se agudizó con el gobierno del MAS, puesto que se reparten entidades del Estado para organizaciones sociales. Sostuvo que se empezó a favorecer a hijos de dirigentes con cupos en la Academia Nacional de Policías y en el Colegio Militar.

“Esto es conocido desde la antigüedad como nepotismo. En las entidades públicas existen clanes familiares o se distribuyen cargos dependiendo las decisiones de determinada autoridad. El nepotismo es una falta de ética y muestra que no hay criterio de aplicar la meritocracia para designar cargos o contratar personal”, señaló el analista.

Cordero recordó que miembros del oficialismo, cuando el MAS no estaba en el poder, criticaban que autoridades acomodaban a sus familiares en cargos públicos, pero una vez que retornó al Gobierno, continuó con esa práctica y la profundizó.

Los analistas coincidieron en que el “nepotismo” en las instituciones públicas genera beneficios y perjudica a profesionales, ya sean jóvenes o con una amplia trayectoria, porque se priorizan cargos en las administraciones estatales en función al parentesco con determinada autoridad, y se deja de lado el factor meritocrático.

8 FAMILIARES
de autoridades oficialistas u opositoras ocupan cargos en la administración pública.

Fuente: paginasiete.bo