Biodiésel: alertan más extractivismo y ampliación de la frontera agrícola de Bolivia

La senadora de Comunidad Ciudadana (CC) Cecilia Requena también cuestionó la falta de información respecto a la Planta de Biodiesel-1 que se proyecta instalar en el departamento de Santa Cruz. Sospecha que las licitaciones la hacen de forma directa y no bajo las normas establecidas.

  • El presidente, Luis Arce, y Jerome de Bertoult, ejecutivo de Desmet Ballestra. YPFB

Fuente: ANF / Los Tiempos

 

La planta de biodiésel que se instalará en el departamento de Santa Cruz apunta a incentivar aún más el extractivismo y a ampliar la frontera agrícola que desde ya es negativa para el medio ambiente, advirtió ayer la senadora de Comunidad Ciudadana (CC) Cecilia Requena.



La parlamentaria sostuvo que no se debería llamar planta de biodiésel, sino agrodiésel porque en el fondo son agrocombustibles, debido a que tienen base en cultivos como la soya y el sorgo, y no en hidrocarburos. Acotó que ese tipo de combustibles demandan mucha superficie terrestre y compiten con la seguridad alimentaria. “Nos están metiendo en un extractivismo agropecuario, en este caso, agrícola particularmente, para salir del extractivismo hidrocarburífero (…). Incluso para alimentar ese extractivismo agrícola se necesita, por el momento y por varios años más, hidrocarburos, más hidrocarburos y más diésel”, advirtió.

La parlamentaria acotó que otra de las cosas negativas del proyecto de la planta de biodiésel es que ampliará más la frontera agrícola. “Justo cuando necesitamos proteger nuestros bosques, resulta que lo que se le ocurre al Gobierno es promover ampliar la frontera agrícola”, añadió.

El presidente del Estado, Luis Arce, ordenó el lunes la fabricación, en el extranjero, de equipos para la planta de biodiésel con el objetivo de reducir la importación de ese combustible, ya que el país importa el 70 por ciento de diésel que demanda la población, principalmente en actividades agrícola y transporte.

“A partir de esta planta, Bolivia va a empezar a producir diésel y vamos a dejar de importar”, sostuvo el mandatario.

El costo de la primera de tres plantas será de 40 millones de dólares con una producción estimada de 1.500 barriles por día.

Observan elevado precio de la planta

La planta de biodiésel que construirá YPFB Refinación tendrá un costo de 25 millones de dólares más en relación a una similar fábrica que se plantea construir en Paraguay. Según el portal Brújula Digital, la planta paraguaya, que incluso tiene mayor capacidad que la boliviana, tendrá un costo de 15 millones de dólares, mientras que la boliviana costará 40 millones.

“La primera planta que se construirá es la de Biodiésel-1 cuyo costo es de 40 millones de dólares, con una producción estimada de 1.500 barriles por día”, informó la estatal petrolera en un boletín. En el caso de la planta de biodiésel en Paraguay, tendrá un costo de 15 millones de dólares según información oficial.

Lea también: Arce dará la orden de proceder a la fabricación de equipos para la planta de biodiésel en Santa Cruz