Cobros, amedrentamiento y temor: testimonio de un recluso sobre los abusos de un ‘delegado’ en la cárcel

PENAL DE SAN PEDRO

El interior de la cárcel de San Pedro. Foto de archivo.

 

Fuente: erbol.com.bo



Pagar montos de dinero a cuotas para quedarse en una sección, contratar grupos musicales y apoyar campaña electoral en la cárcel, además de sufrir hostigamiento y amedrentamiento incluso hacia la familia. Esos y otros abusos fueron denunciados por un recluso, quien acusó a un delegado de los internos de San Pedro de cometer estos atropellos al interior del penal.

El recluso que hizo la denuncia está en la cárcel desde mediados de este 2022, por un caso en que se lo sindica de estafa. El mismo envió denuncias escritas a la Defensoría del Pueblo, Derechos Humanos y el Ministerio de Gobierno.

Según su relato, la costumbre es que al ingresar a la sección Posta se acuerda pagar un monto para quedarse. En su caso, aceptó pagar al delegado de iniciales M.C. la suma de Bs6.500, pero sólo podía pagar Bs5.000 en tres pagos parciales, uno inicial de Bs4.500, otro de Bs1.000 y el último de Bs500 en diferentes fechas.

No obstante, por haberle concedido plazo para pagar el dinero, el delegado le conminó a colaborar en sus diferentes actividades.

Para el 16 de julio, según la denunciante, se le solicitó que consiga grupos musicales y, dando un adelanto de Bs3.000, consiguió a dos conjuntos.

“Pero al no tener permiso, al final decidieron cambiar de grupo, al parecer estaban esperando que yo traiga el conjunto que me pidieron, pero con el detalle de que yo correrla con el pago total por sus servicios, situación que en mi actual condición económica no puedo asumir, este hecho género disgusto en los mencionados”, dice la denuncia.

Después, la presión fue constante para que realice los pagos, por lo cual el recluso accedió a entregar un equipo de sonido a medio uso, valuado en Bs2.400, en calidad de aporte, incluso sin que esto cuente para amortizar la deuda.

Sostuvo que la entrega fue realizada afuera de la cárcel por un familiar a la esposa del delegado.

El recluso mencionó que, en el transcurso de su encierro, la justicia le otorgó la detención domiciliaria previo depósito de fianza de Bs20.000, pero no puede cancelar este monto por falta de recursos económicos.

Contó que, para sostenerse económicamente puesto no tenía ni para alimentarse, quiso trabajar vendiendo sándwich, pero el delegado le agredió verbalmente diciéndole que no podía realizar ninguna actividad mientras no cancele su deuda.

Incluso el delegado le amenazó con mandarle a “población” (es decir fuera de la sección el resto de internos) y que ahí tendría gente para darle un escarmiento, por su “falta de respeto”.

A pesar de que había conseguido los Bs1.000 de una cuota, no cambió el trato que recibía e incluso empeoró, porque no podía entregar más dinero.

Le conminaron a pagar la deuda o ser enviado a “población”, advirtiéndole que no sabía “con quién se está metiendo”.

En ese contexto, el denunciante señaló que fue condicionado a apoyar al delegado en su campaña electoral, puesto que buscaba la reelección.

Pudo cancelar Bs500 más de su deuda, pero siguieron las amenazas y amedrentamientos.

A finales de agosto, fue llamado de nuevo a la oficina de los dirigentes y fue amedrentado nuevamente, incluso frente a sus allegados que estaban de visita.

Según el relato, el delegado lo acusó de hacerse la “burla” de él. Le aseguró que volvería al cargo ganando las elecciones y que, entonces, le daría una lección para que sepa con quién se está metiendo.

Además, el denunciante sostuvo que el delegado lo amenazó con mandar gente de afuera del penal para que agreda a su familia, realice un robo o atentado a su domicilio.

“… me dijo que me mandará una VISITA. que él tiene gente tanto adentro y afuera del penal para hacer lo que le dé la gana”, dice el documento.

El recluso expresó su temor por la integridad de su familia, su domicilio y su propia integridad, por lo cual solicitó apoyo de las autoridades.  Señaló que su situación económica, legal y social no es de las mejores.

“… pido a las autoridades que correspondan atiendan está denuncia, ya que mi vida corre peligro por eso solicito su pronta atención, solo pido ser comprendido y ayudado en esta situación”, agrega la denuncia.