Cómo influirá la Amazonía en el ballotage que enfrenta a Jair Bolsonaro y Lula da Silva este domingo en Brasil

Es uno de los grandes temas con los que el expresidente intenta atacar a su rival, reafirmar a sus votantes brasileños y consolidar a sus aliados internacionales

Una vista aérea muestra el humo de un incendio que se eleva sobre la vegetación alrededor del río Cuiaba en el Pantanal, el mayor humedal del mundo, en Pocone, estado de Mato Grosso (REUTERS/Amanda Perobelli/Archivo)
Una vista aérea muestra el humo de un incendio que se eleva sobre la vegetación alrededor del río Cuiaba en el Pantanal, el mayor humedal del mundo, en Pocone, estado de Mato Grosso (REUTERS/Amanda Perobelli/Archivo)

Fuente: Infobae.com

El 60% de la Amazonia, que cubre 6,7 millones de km2 en nueve países, se encuentra en Brasil. Según un reciente estudio del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (Inpe), en 2022 y hasta la fecha del 19 de septiembre, se registraron más de 76.000 incendios, la cifra más alta desde 2010.



El resultado es que, siempre según el Inpe, de agosto de 2020 a junio de 2021 se han deforestado 13 mil kilómetros cuadrados de Amazonia, el equivalente a nueve veces la ciudad de São Paulo. Detrás de la deforestación está el tráfico de madera, que forma parte de un gigantesco sector de agronegocio que por sí solo representa el 27% del PIB de Brasil. Según Imaflora, una ONG de conservación del medio ambiente, sólo el 10% de la madera amazónica es legal.

Precisamente sobre el tema de la Amazonia, salió el martes un duro editorial de la revista Nature, explícito desde el título “Sólo hay una opción en las elecciones brasileñas, para el país y el mundo”. El respaldo al gobierno de Lula se justifica en el texto por el hecho de que “un segundo mandato de Jair Bolsonaro supondría una amenaza para la ciencia, la democracia y el medio ambiente.”

Lo que se critica es la política del gobierno del “capitán”, como apodan al presidente sus partidarios, que en los últimos años ha relajado los controles de deforestación para favorecer el tráfico ilegal de madera y la minería ilegal. El ex ministro del medio ambiente del gobierno Bolsonaro Ricardo Salles tuvo que dimitir en junio de 2021 tras ser acusado de un delito medioambiental por favorecer a productores de madera ilegales.

El artículo de Nature también menciona la corrupción de Lula, pero añade que “ningún líder político es perfecto” y luego agrega que “en comparación con Bolsonaro, Lula no ha tratado de luchar contra los investigadores, se ha comprometido a lograr la deforestación ‘cero’ y a proteger las tierras de los indios si es elegido”.

La Amazonía se ha convertido en uno de los caballos de batalla de la campaña de Lula, a pesar de que también se han registrado altas tasas de deforestación en los 13 años y medio del PT, con el pico de 27.772 km² deforestados en 2004 y con proyectos de fuerte impacto ambiental como la gigantesca represa de Belo Monte.

Sobre la Amazonía, Lula declara ahora que “es absolutamente posible respetar la cuestión medioambiental y climática e intentar explorar científicamente la biodiversidad”, contando con investigadores e inversores extranjeros, hasta el punto de que ya se ha reunido con representantes de la Unión Europea para empezar a hablar de posibles asociaciones. Sin embargo, la misma Unión Europea hasta ahora ha estado la mayor importadora de madera brasileña ilegal, un material que no compite con su propio mercado y es una commodity indispensable.

Sin embargo, más allá de las buenas intenciones, si Lula gana será muy difícil recuperar el control de esta rica y estratégica región de Brasil, que ahora ha caído en manos de grupos criminales nacionales y extranjeros. Este mismo año el mundo se conmovió con el asesinato del periodista británico Dom Phillips y del activista y defensor de los derechos indígenas Bruno Pereira. Los dos desaparecieron el 5 de junio en un pequeño pueblo llamado São Rafael, durante una expedición para el nuevo libro de Phillips sobre la selva amazónica. Los dos fueron encontrados muertos unos diez días después, en medio de una continua controversia por las afirmaciones del presidente Jair Bolsonaro de que los dos “se habían ido de aventura” y por las demoras en la búsqueda. Es noticia estos días que el presunto inductor de este doble asesinato, Rubens Villar Pereira, alias Colômbia, ha quedado en libertad bajo fianza. Ahora puede circular sin ser molestado con una tobillera electrónica.

Un reciente informe del Foro Brasileño de Seguridad Pública (FBSP), en colaboración con el Instituto Brasileño para el Clima y la Sociedad y la Universidad del Estado de Pará, relaciona la violencia con la deforestación. En 2020, la Amazonia brasileña tenía la mayor tasa de homicidios de Brasil, con 29,6 homicidios por cada 100.000 habitantes, frente a la media nacional de 23,9. Las tasas más altas corresponden a los municipios que sufren más deforestación. Más de un tercio de los asesinatos en la Amazonia en 2020 se produjeron en zonas deforestadas y en los municipios con la mayor deforestación, las muertes violentas son un 48% superiores respecto a los otros que preservan la naturaleza.

Para quien gane las elecciones del próximo 30 de octubre será un gran reto controlar la región. Aunque el gobierno federal ha gastado 109 millones de dólares en operaciones en la Amazonía desde 2019, la violencia y los delitos ambientales no han disminuido. Según una reciente investigación de The Intercept, hay 1.269 pistas clandestinas en la Amazonia cerca de las minas de oro ilegales que también son dirigidas por el mayor grupo criminal del país, el Primer Comando Capital, el PCC.

Los narcotraficantes también utilizan los ríos amazónicos como rutas de transporte de la cocaína de Colombia a Perú y a Brasil. El estado de Amazonas se ha convertido en el principal punto de entrada de la cocaína y la marihuana peruana a través de los ríos Solimões y Javarí, donde los piratas hacen incursiones.

Además del PCC y el Comando Vermelho (CV), otros grupos criminales como el Cartel del Norte y la Familia del Norte (FDN) luchan por el control del territorio. En junio y julio de 2015, miembros de la FDN decapitaron a tres líderes del PCC en la cárcel de Manaos, capital del estado de Amazonas. Estos asesinatos desencadenaron una guerra de carteles que puso fin al acuerdo de 20 años entre el PCC y el CV, demostrando la importancia estratégica del Amazonas en el tráfico de drogas.

Además, más allá del marketing ecologista que Lula impulsa para atacar a Bolsonaro y atraer votos, si el ex presidente es elegido tendrá que implantar un sistema de control dentro de la gestión de su partido en la Amazonía, para evitar que se repitan escándalos como el de 2006 revelado por la revista Veja. Según el semanario brasileño en el estado de Pará algunos miembros y parlamentarios del Partido de los Trabajadores (PT) vinculados al organismo público de control de la flora y la fauna, el Ibama, habían montado una trama delictiva en la que facilitaban la tala ilegal a cambio de donaciones para la campaña de los candidatos del PT.

En junio de 2005, la Policía Federal y el Ministerio Público detuvieron a 102 personas en el estado de Mato Grosso acusadas de talar casi 2 millones de metros cúbicos de árboles a cambio de sobornos. Esta cantidad de madera sería suficiente para cargar 66 000 camiones que, alineados, recorrerían 2 640 kilómetros, el equivalente a la distancia entre las ciudades de Río de Janeiro y Natal. La banda, que llegó a ser conocida como la “mafia de las termitas”, estaba encabezada, según la Policía Federal, por Hugo Werle, entonces gerente ejecutivo de lIbama en Cuiabá. Miembro del consejo fiscal del PT en el estado, Werle había sido un recaudador no oficial de fondos para la campaña del partido de Lula.